FANDOM


Ben Nega

Buenas, buenas. Todo un año sin editar esta serie ni la primera mía, una combinación de falta de tiempo y motivación han sido los responsables. Espero que lo disfruten a aquellos que aún la sigue.

Recordar que la serie es oscura, si busca una serie color de rosa estás en el lugar equivocado

En el episodio anterior

Oportunidades

Tanto Timer como el magistrado habían vuelto, uno con intenciones de llevar a cabo su último cometido, mientras que el otro quería agradecer y ayudar al pequeño.

Trama

Pasado

Timer estaba dentro de las instalaciones de los Plomeros, se encontraba atado a una pared de una celda oscura y pequeña. No se movía, estaba muy débil y respiraba de forma superficial, tenía conciencia, pero de vez en cuando perdía la noción.

Una puerta se abrió dejando entrar un poco de iluminación, Timer no levantó la mirada para ver directamente quienes entraban, pero sabía que dos personas se acercaban hacia su posición.

Timer: "No saben a lo que se enfrentan" - Dijo mientras hacía contacto visual.

Quienes estaban allí eran el magistrado Gilhil y otro magistrado.

Gilhil escuchó lo que les dijo su cautivo, pero mantuvo la calma, siempre se había caracterizado por ser alguien recto y razonable que sabía mantener su compostura en los peores casos. Lamentablemente no se podía decir lo mismo de quien lo acompañaba, ante las palabras de Timer no pudo ocultar su rabia.

¿¿??: "¡¡BASURA!! ¿¡TE CREES MUY RUDO PARA INTENTAR MATAR A UN OFICIAL!?" - Le gritaba mientras con una mano lo sostenía por el cuello y con la otra intentaba golpearlo.

El magistrado Gilhil trató de calmarlo sosteniendo el puño que iba a impactar contra Timer, no era momento para ello.

Gilhil siempre lo ha admirado por su basta experiencia, alta efectividad y los años que le llevaba, sin embargo su carácter le restaba, fue debido a este que hace unos años sufrió una lesión en el cráneo, por lo que debía llevar una placa metálica en el lado derecho de este.

Magistrado Gilhil: "Tranquilo Hulka, yo me encargo en este momento" - Le dijo con calma.

El magistrado Hulka soltó el agarre, suspiró, colocó sus manos tras la espalda y retrocedió un poco.

Hubo silencio durante los siguientes segundos, ambos magistrados mantenían la mirada en Timer, mientras esté solo los miraba sin parpadear.

Timer: "Todo está perdido" - rompió brevemente el silencio, levantó la mirada hacia el techo mientras comenzaba a reír- "Ja, ja, ja, ja…" - Aspiró un poco de aire para comenzar a reírse más fuerte- "¡Ja, ja, ja, jaaaa!"

El magistrado Hulka apretó los dientes, pero no dijo nada, mientras Gilhil seguía inmutable.

Magistrado Gilhil: "¿Qué te da tanta gracia?" - Preguntó con calma.

Timer seguía riendo de forma loca, tomó aproximadamente 1 minuto en calmarse y volver a mirar al magistrado a los ojos.

Timer: "Todos…" -suspiro- "...moriremos."

En un abrir y cerrar de ojos su cola se soltó de las ataduras y se enroló en el cuello del magistrado Gilhil. El magistrado Hulka sacó su arma y apuntó a Timer.

Magistrado Hulka: "¡Sueltalo o te disparo!"

Timer apretó más fuerte y miraba de forma desafiante al magistrado Hulka.

Timer: "Anda, ¡hazlo!" - tose- "la muerte es algo hermoso con lo que nos espera cuando él llegue."

El magistrado Gilhil trataba de safarse, pero no podía, a pesar de la debilidad actual de Timer, el agarre era lo suficiente como para asfixiarlo. Hulka tenía poco tiempo, el cazarrecompensas se mostraba decidido a matarlo.

Magistrado Hulka: "¡Te lo diré por última vez! ¡SUELTALO AHORA!"

Timer solo sonrió sin apartar la mirada.

Timer: "Tic toc magistrado… no creo que le quede mucho. No lo piense tanto y hágalo" . - Seguía apretando más.

El magistrado Hulka no quería tener que hacerlo, desde que le vio la cara lo había pensado, pero ahora que tenía la oportunidad era diferente, sabía que estaba mal, pero se estaba quedando sin alternativas, Gilhil estaba perdiendo el conocimiento.

Timer notó que Hulka estaba tomando la decisión, no pudo evitar sonreír más.

Timer: "Adiós magistrado, nos veremos pronto." - Suspiró en señal de paz.

Hulka le disparó matándolo instantáneamente. El magistrado Gilhil cayó al suelo y volvió a respirar. Hulka corrió hacia él para darle soporte y asegurarse de que se repondría.

Magistrado Gilhil: -tose- "Estoy bien, estoy bien" -tose y se levanta del suelo sobandose el cuello.

Al recuperarse miró el cadáver de Timer, no pudo evitar pensar en todo lo que dijo. Algo lo aterraba tanto a tal punto de provocar esa situación, no estaba muy seguro, pero sabía que algo grande se aproximaba.

Magistrado Gilhil: "Tengo que buscar al chico." - Corrió fuera de la habitación dejando a Hulka en asombro.


Ben estaba sentado en el suelo, se situaba afuera en la parte trasera de un Burger Shack en el área donde se sacaba la basura. Su cabeza estaba entre sus piernas y tenía lágrimas en sus mejillas, no estaba llorando en el momento, pero no se podía decir lo mismo 5 minutos atrás.

En sus pies tenía una funda con comida, había entrado por la puerta trasera sin que nadie se diera cuenta y robó un pedido mientras estaba en el mostrador esperando a que lo buscaran. Se había transformado en un alien fantasmal y se volvió invisible, pudo pasar entre las personas sin que lo vieran, aprovechando que todos estaban ocupados y los empleados se encontraban atareados con los pedidos. Nadie se dio cuenta.

Ben miraba la hamburguesa fijamente mientras la sostenía entre sus manos. Su estómago rugía, pero increíblemente no sentía apetito, es como si tuviera un nudo en el esofago.

Eran las 9 am y como de costumbre fue a conseguir algo de comer, pero ahora que lo tenía enfrente se da cuenta que no puede ni siquiera tomar un bocado.

Había intentado comersela, pero simplemente ahora no podía, no tenía apetito. Había intentado hacerlo par de veces, pero ya no quería más, estaba agotado. Con lentitud envolvió nuevamente la hamburguesa y la regresó a la funda. Se levantó del suelo dejándola allí y se iba cuando el dispositivo le dio una pequeña descarga en la muñeca.

Ben: "¡AH! ¡Oye!"

Dispositivo: "Glicemia baja." - Dijo mientras parpadeaba intermitentemente con luces rojas.

Ben no lo podía creer, el dispositivo hablaba.

Ben: "¿Pue…. puedes ha… hablar?" -Dijo con sorpresa mientras lo acercó a su cara.

Dispositivo: "Glicemia baja, glicemia baja…." - Repetía lo mismo una y otra vez de forma monótona.

Ben no comprendía lo que decía ¿Qué era glicemia baja? ¿Un alien? ¿Una función? ¿Se había averiado el dispositivo? ¡Oh, genial! Más problemas, solo eso podía pensar Ben.

Muy en su interior sentía la intriga, pero no tenía mucho ánimo para indagar en el momento. Su respuesta fue un poco más de indiferencia, se encogió de hombros y metió sus manos en los bolsillos, lo único que quería era volver a su escondite y recostarse.

Cuando siguió su camino ignorando al dispositivo, este respondió dándole otra descarga.

Ben: "¡¡Para ya!!" - Dijo con enojo.

Repentinamente, el dispositivo hizo silencio, sea lo que sea, ya pasó, o al menos eso creyó Ben. Cuando siguió su camino, pocos pasos después, el dispositivo lo transformó sin previo aviso. Lo había convertido en un alien de piel verdosa, pequeño tamaño y rechoncho. Era la primera vez que se transformaba en ese.

Ben/Gourmand: "... ¿Es una broma?" - Dijo tras ver su cuerpo de lado a lado

Dispositivo: "Glicemia baja, glicemia baja…" - Nuevamente repetía lo mismo una y otra vez.

Ben estaba confundido y en shock, definitivamente el dispositivo enloqueció. Golpeó el símbolo en su pecho para volver a su forma humana, pero no pasó nada.

Ben/Gourmand: "No puede ser…" - Frunció el ceño.

Sin previo aviso sus piernas comenzaron a moverse solas.

Ben/Gourmand: "¡¿Qué rayos?!"

Sus piernas cambiaron de dirección y forzaron a Ben a ir hacia donde estaba la funda con la comida, no pudo detenerse hasta estar justo frente a ella.

Dispositivo: "Glicemia baja, glicemia baja…" - Decía mientras una luz roja alumbraba la funda.

Ahora comprendía, el dispositivo quería que comiera. Mientras estuvo ahí no pudo evitar pensar en lo irónico que era el momento, siempre deseaba desayunar una hamburguesa o una pizza, pero su mamá siempre se lo negaba, decía que eso no era un desayuno. Ahora eso era lo que tenía, pero no lo quería.

Ben/Gourmand cerró los ojos y suspiró en pena.

Ben/Gourmand: "Sé que quieres cuidarme, pero hoy deberás perdonarme…comer no tiene sentido…" - Dijo con una voz apagada y algo baja.

Luego de que Ben le hablara, el dispositivo hizo silencio nuevamente. El chico fue destransformado. Ben levantó la muñeca y se quedó mirándolo por 2 segundos.

Ben: "Lo siento…"


El día había pasado, era tarde en la noche. Ben se encontraba en el callejón donde se alojaba, estaba recostado sobre unas cajas que usaba como cama. Tenía el cuerpo boca abajo dejando ambos brazos paralelos a su cuerpo, miraba perdidamente hacia una pared, estaba sumerso en sus pensamientos. Luego del suceso en la mañana, se recostó allí y así permaneció hasta la hora actual. Logró dormirse algunas veces, pero solo eran sueños ligeros de media hora.

El reloj volvió a comenzar a pitar, no lo había hecho en todo el día, exceptuando en la mañana. Ben giró los ojos hacia él y suspiró.

Dispositivo: "Glicemia baja, glicemia baja…"

No había comido en todo el día y aún seguía sin apetito. Todo era extraño, se sentía que se encontraba en un sueño del que no podía despertar, todo se movía lento a su alrededor y sus fuerzas se habían ido. Su mente pensaba en muchas cosas y el comer no era una de ellas. Ni siquiera se acordaba de la comida.

Iba a permanecer así si no fuera porque de la zona más oscura del callejón algo salió disparado hacia él, amarró sus manos y lo pegó a la pared.

Ben: "¿Qué sucede?" - Miraba sus manos atadas sobre él, con confusión.

El magistrado Gilhil salió sin decir una palabra, caminaba con prisa hacia Ben.

Ben: "¿Otra vez usted? ¿Qué no deja de espiarme y seguirme?"

Magistrado Gilhil: "Ahora no hay tiempo de charlas, debemos irnos."

Ben no dijo más nada, pero no comprendía la situación. El magistrado lo despegó de la pared, dejando aún sus manos atadas, era el momento de irse.

Dispositivo: "Glicemia baja, glicemia baja…."

El magistrado se detuvo al escuchar eso, miró el dispositivo con atención para luego mirar a Ben a los ojos, entendía perfectamente a qué se refería. La temperatura de Ben, su palidez y las ojeras lo confirmaban.

Él quería hablar sobre eso y aunque era algo importante no era el momento para preocuparse por ello, ahora lo que valía era marcharse y ponerse a salvo. No dijo nada, solo siguió su camino con Ben.


Un rato después se encontraban dentro de la nave, acababan de salir de la atmósfera terrestre, nuevamente fuera de la Tierra, no llevaba mucho que regresó y parece que todo indicaba que no volvería en un buen tiempo.

Ben y el magistrado no se habían dirigido la palabra desde que estaban en el callejón, el silencio era incomodo y crecía la intriga, Ben no comprendía la situación, veía al magistrado con su calma característica, pero podía notar el miedo bajo esa máscara.

Magistrado Gilhil: "Quiero a todas las unidades allá, llego a las 800 horas. Necesito hablar con la gran Consejal, es algo muy importante." - Rompió el silencio al hablarle a lo que parecía ser una radio.

Plomero en la radio: "Copiado. Esperamos su llegada."

¿Qué rayos estaba pasando? Sabía que tarde o temprano él iría a buscarlo, tras incendiar una base de ellos y permitir que escapasen varios reclusos, la acusación de lastimar al magistrado y los múltiples crímenes menores que había cometido no se quedarían impunes. Además… algo va a pasar con el dispositivo que tiene. Ahora que pensaba en todo eso, no podía evitar sentirse culpable, se sentía como una amenaza que pronto iba a ser juzgado como es debido.

Ben: "Lo lamento mucho…" - Fueron sus primeras palabras en un buen rato.

El magistrado seguía piloteando la nave, se mostraba como en otra sintonía, tal y como si no lo hubiese escuchado, pero no es así. Él lo escuchó y supo lo que el chico sentía en el momento.

Magistrado Gilhil: "Sé que tenemos mucho de qué hablar y asuntos que resolver, pero no es el momento. Tu vida corre peligro y probablemente la de todos nosotros." - Dijo con tranquilidad sin apartar la mirada del camino.

Ben no sabía que decir, sin duda no era lo que esperaba escuchar ¿Qué peligro? El único peligro que conocía era a su matón, pero este había sido capturado y probablemente estaba pagando lo que hizo ¿Escapó? Se mostró en shock, sus pensamientos se volvieron mucho más incómodos de lo que eran antes.


A pocos años luz de distancia, la armada incursiana se encontraba.

Sentado en el trono, en la parte más alta de la nave nodriza estaba el emperador Milleous. No había recibido ningún reporte de Timer desde que le permitió ese último intento, eso lo tenía impaciente.

Sin duda alguna lo mataría por el tiempo de espera, desde que se lo lleve lo haría, pero no estaba seguro de cómo sería. Pensaba castrarlo a sangre fría y dejarlo colgado por una semana hasta que muera de inanición o tal vez podría buscar a su familia, si es que tenía, y hacerlo sufrir el mismo destino que él, solo que sería el último en morir. Vaya, habían muchas cosas que podía hacerle y no se decidía cuál disfrutaría más. Se entretenía imaginando cada una.

Un soldado caminaba hacia el emperador. Su presencia lo sacó de los pensamientos. Al estar cerca, este hizo una reverencia.

Soldado incursiano: "Señor, le tengo noticias..."

El emperador no dijo nada. Solo se encontraba moviendo los dedos de la mano derecha, mientras se mordía el dedo índice de la mano izquierda que estaba en su cara.

Soldado incursiano: "Timer ha muerto" - Milleous dejó de mover los dedos y está vez escuchó con más atención- "mis informantes me indican que causó su muerte al provocar a un magistrado."

El emperador bajó con rabia un puño sobre su trono, se levantó y agarró al soldado por el cuello.

Emperador Milleous: "¡¿Me estás diciendo que ese maldito cobarde se salió con la suya?!"

Soldado incursiano: "No… agh…no.. señor…agh...yo.…"

Emperador Milleous: "¡Deja de parlotear y rastrea el dispositivo, quiero llegar a él inmediatamente!" - soltó al soldado del cuello y se dirigió nuevamente a su trono- "... me encargaré personalmente de esto".

El soldado hizo otra reverencia sin decir más nada, no se detendría a recuperar el aire, solo corrió a dar la orden. Ya no había marcha atrás.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.