FANDOM


Ben Nega

AVISO

  • En este episodio tendremos dos tiempos. Uno es el presente, que estará escrito con fuente normal y otro es de recuerdos (pasado), estos estarán en cursiva.
  • Las líneas dividirán cambios de escena, el cual puede ser del mismo tiempo (Ej: en un momento está en una casa y en un cambio de escena se encuentra en el espacio) o de tiempos diferentes (Ej: En un momento está caminando y luego vienen narraciones de recuerdos del pasado)
  • La línea de tiempo y espacio no transcurren de la original, sino que este es el universo de Nega Ben.

Sinopsis

Eran ya las 6:00 PM/18:00. Ben se encontraba caminando por las calles silenciosas de Bellwood, él no era un héroe, pero tampoco era exactamente un villano. Solo un chico con ciertos problemas personales que rondaban su cabeza a diario.

Había salido de la escuela hace poco, las instituciones correcionales lo obligaban a asistir a escuelas especiales.

Era hora de comer algo. Vagaba por las calles en silencio, en la oscuridad de la noche. Mientras caminaba, veía a las personas que andaban en grupos y sonreían, él no tenía amigos con quien hacer eso, así que solo hacía una pequeña mueca al ver eso.

Entró a Burguer Shack y sin decir una sola palabra, quien atendía (que lo conoce muy bien), ya sabe cual era su orden. Al poco tiempo se la entregó y Ben pagó sin decir nada.

Al salir se transformó en un Necrofriggiano y voló a la torre más alta que tenía Bellwood. Se colocó en el techo y se destransformó. Una vez allí, se sentó en la orilla y comenzó a comer.

Le gustaba ese lugar, ya que allí nadie lo veía, pero él si podía verlo todo. Era el mejor lugar según él, para poder reflexionar y pensar.

La luna era llena ese día, y no pudo evitar quedar cautivado por ella mientras comía, aunque su cara era inexpresiva. Quedarse mirándola fijamente lo llevó a recordar cosas de su pasado...


Recuerdos...

Ben, era un niño de 10 años de edad. Tenía una vida que podría adentrarse dentro de lo normal, aunque no del todo. Su familia era algo disfuncional, no tenía muchos amigos en la escuela en la que asistía en ese entonces porque era inteligente, pero algo torpe.

Al llegar a su casa, siempre andaba deprimido y solitario. Su madre, quien era que notaba más su estado de animo siempre iba a donde él a preguntarle como le fue o que le sucedió. Ben, nunca le hacía caso y mientras ella le hablaba con dulzura, él la ignoraba y se encerraba en su habitación.

Unas vacaciones, su mamá había hablado con su suegro, Max Tennyson y habían planificado pasarse tan solo una semana juntos en familia. Su esposo, Carl, era algo frustrado debido a los problemas que tenía en el trabajo y ella pensaba que el viaje sería bueno tanto para Ben como para él.

Max accedió inmediatamente, pero pensaba en que incluir en ese pequeño viaje relajador de una semana a su otro hijo junto con su esposa e hijos (Gwen y Ken), contribuiría bastante a que sea un viaje inolvidable.

Costó mucho convencer a Carl del viaje, pero finalmente ella lo logró.

Ben se encontraba en su habitación jugando video juegos. La puerta estaba media abierta y Sandra tocó, pero ya tenía medio cuerpo asomado en la habitación.

Sandra: Cariño, sé que no te consulté antes si era una buena idea, pero ya todo está planeado.

Ben no decía nada, ni quitaba la mirada de la pantalla de televisión.

Sandra: (Suspiro) Nos iremos en familia con tu abuelo Max y nos acompañaran tu tío Frank junto con tu tía Lily y tus primos.

Ben soltó el control y lentamente miró a su mamá.

Ben: Vayan ustedes, yo me quedo.-Dijo con voz serena y tranquila, pero a la vez se sentía cierta incomodidad debajo de esa tranquilidad.

Sandra: Hijo, sé como te sientes y....

Ben: ¡¡No!! no sabes como me siento, ni siquiera sabes lo que se siente ser yo.-Dijo con furia.

Sandra: Lo que trato de decir es que....-mira entristecida hacia el suelo- este viaje ha sido organizado especialmente para ti y demostrarte que realmente cuentas con nuestro apoyo.

Ben: Yo no tengo nada, no tengo familia....-Dijo entre dientes cruzándose de brazos.


Eso último que dijo era algo que se arrepentiría por toda su vida de haber dicho.

Sus ojos se aguaron mientras masticaba su cena. No pudo evitar que se le hiciera un nudo en la garganta al recordar eso. Fue tan tonto, no sabía lo que tenía ni lo que decía. Se había dejado llevar por la ira de pasar vergüenzas y rechazos cuando tenía 10 años que olvidó a quienes más se enfocaban en darle cariño.

Suspiró profundo e iba a tomar otro bocado, pero justo cuando lo tenía casi en su boca, su mano comenzó a temblar y lanzó lejos su comida. No podía dejar de pensar en todo lo sucedido en ese día hace seis años. Cada detalle lo recordaba una y otra vez, era como si quisiera descubrir todos los factores que conllevaron al evento.


Pasaron varias horas y ya los bultos y maletas estaban preparados. Ellos estaban afuera de la casa esperando a que Max pasara a recogerlos. Sandra se encontraba en el medio, mientras que Ben y Carl estaban al lado de ella, uno en un lado diferente. Ella era la única que estaba motivada, Ben y Carl, ambos miraban hacia direcciones opuestas y no se hablaban. No llevaban una buena relación, Carl era muy exigente con él.

Poco tiempo después, Max llegó a recogerlos. Frank y Lily se desmontaron del vehículo corriendo a saludar. Carl, cambió de actitud al ver a su hermano. Gwen y Ken salieron después y ellos estaban motivados, pero sabían la condición de Ben y como era él con los demás.

Ken: Hola primo ¿qué tal? -Dijo extendiéndole la mano y con una gran sonrisa.

Ben caminó hacia él con sus manos en los bolsillos y justo cuando se topó con la mano de Ken, sacó una de sus manos. Se quedó pensativo un momento como si considerara extendérsela y luego...apartó la mano de su primo de un zarpazo.

Ken: ¡Oye!

Ben continuaba su camino hacia el camper sin decir una palabra. Tenía sus manos nuevamente en los bolsillos.

Gwen: Es un odioso, no me sorprende que no tenga amigos.

Cuando Ben escuchó eso dejó de caminar. Giró ligeramente la cabeza para verlo por el rabillo del ojo. Esperó un par de segundos y siguió caminando hasta entrar al camper sin decir nada.

Ken: Me da hasta miedo.

Frank se acercó a ambos luego de ver desde la distancia la escena.

Frank: Vamos niños, ténganle paciencia.

Gwen: Papá, eso intentamos...


Cada palabra dicha retumbaba en su mente como un terremoto.

Ya se había secado las lágrimas y se encontraba encima del edificio observando hacia abajo. Escondía su rostro en esa capucha. Una de sus pierna se colgaba en el borde, mientras que la otra la tenía arriba para colocar sus codos sobre la rodilla.

¿¿??: Hola Benny...

Una extraña criatura se acercó. Ben miró levemente sin mostrar emociones. Cuando la criatura vio que Ben lo ignoró un poco, se detuvo. Sabía en qué pensaba.

¿¿??: ¿Otra vez recordándolos? Oh vamos Ben, olvida eso y vive en el presente, tu hermanito te necesita -Dijo con una gran sonrisa en su rostro mientras se señalaba así mismo.

Ben: ¿Qué quieres? Argit. -Habló por primera vez con ese tono apagado y seco.

Argit lo tomó como que le autorizó acercarse. Se colocó justo al lado de Ben y puso sus manos en sus hombros y trató de "animarlo" agitándolo.

Argit: Una nueva mercancía viene y necesito que vayas a hecharle un vistazo.

Ben levantó la mirada para ver a Argit a los ojos.

Ben: Sabes que no puedo estar en esto. Ya me han amenazado los Plomeros con encerrarme nuevamente.

Argit alzó una ceja.

Argit: Es que... eres mi única esperanza -se puso de rodillas frente a Ben y a llorar (falsamente)- si no me ayudas no tendré que comer y no podré pagar mis deudas ¿No quieres que termine convertido en una alfombra?

Ben no le respondió nada, esperó par de segundos y se levantó colocando sus manos dentro de los bolsillos. Argit lo veía y entendió que eso era un "si".

Argit: ¡Eso es Benny! Sabía que no dejarías desamparado a tu compa.

Caminaban despacio hacia el lugar, Argit iba hablándole a Ben par de cosas, pero este no lo escuchaba, tenía sus pensamientos lejanos. Seguía recordando todo.


En el camper iban todos. Cantaban con alegría, pero Ben estaba mirando por la ventana el camino.

Max: Vamos Ben, canta con nosotros. -Dijo conduciendo y mirando a Ben por el retrovisor.

Ben solo lo miró, pero no le hizo caso. En su lugar tomó su MP3 y se puso a escuchar música.

Max: Uno quiere ayudarlo, pero él no lo permite. -Le dijo a Sandra luego de mirar la acción evasiva de Ben.

Sandra: No le gusta este tipo de cosas. Una vez me llamaron de la escuela. Ben estaba cantando en un viaje escolar junto con los demás, pero habían planeado humillarlo. Le quitaron todo y lo hicieron andar sin ropa.

Lily: Los niños pueden ser crueles, es una pena que lo hayan traumatizado así.

Mientras los adultos hablaban sobre Ben y su forma antisocial de ser, Ken y Gwen estaban jugando cerca de él. Habían tratado de involucrarlo, pero él era muy odioso, prefería escuchar su música aislado.

Gwen: Cuando lleguemos al campamento, será fantástico.

Ken: Ya quiero comer los malvadiscos.

Gwen: Y yo quiero que llegue el día del lago. Amo nadar.

Ben había bajado el volumen de la música para, disimuladamente, escuchar la conversación de sus primos.

Ben: No debería gustarte, en el bosque hay muchos insectos... -Interrumpió lo que decían sin previo aviso.

Gwen y Ken miraron a Ben al mismo tiempo. Este tenía su barbilla sobre su mano. El codo de esa mano estaba sobre la mesa.

Gwen: Oh vaya, miren quien por fin habló.

Ken: Oye primo, traje mis videojuegos ¿quieres jugar algo?

En su interior quería decir que si, pero tenía miedo de ser engañado y que terminara siendo una mala broma de Ken y Gwen para burlarse de él. Sin responderle nada, subió el volumen de lo que escuchaba, para ya no oírlos.

Ken frunció el ceño


Una vez en el campamento habían armado todo para dormir afuera. Tenían los malvadiscos, la fogata estaba encendida, las tiendas estaban listas. Solo faltaba sentarse alrededor de ellas y hacer las historias.

Max: ¿Quién comienza?

Cuando preguntó eso, siendo el único frente a la fogata, los demás corrieron allí para seguirle el juego. El único que se quedó a distancia fue Ben.

Frank: Yo quiero comenzar...

Narración de Frank...

Erase una vez, en un bosque habitaba un monstruo. Los moradores de allí lo llamaban hombre pez. Caminaba como un hombre en la tierra, pero andaba como una bestia en el agua.

Según ellos, todas las noches debían dormirse temprano porque si el hombre pez los encontraba, los devoraría.

Un día, un niño malcriado no quiso irse a la cama temprano y hasta fingió hacerlo, pero cuando sus padres se durmieron salió y se fue por el bosque. Jamás lo volvieron a ver con vida, al día siguiente solo encontraron las vestimentas y huellas de pisadas que las rodeaban y tenían dirección a uno de los lagos cercanos.

Fin de la narración...

Gwen: Uy, que miedo.

Ben, quien aún permanecía sentado a distancia, se levantó y se marchaba del lugar sin que los adultos se dieran cuenta.

Ken: ¿A dónde vas? -Le preguntó a susurras.

Ben se detuvo y volteó hacia él.

Ben: No quiero escuchar esto. Como si los monstruos existieran. -No se molestó en siquiera responderle en tono de susurro. No le importaba que lo escucharan los adultos.

La verdad era que sentía miedo, pero no lo admitiría.


Argit: Oye Ben -chasqueaba los dedos varías veces- concentrate. Ya casi llegamos al lugar.

Estaba tan sumergido en sus pensamientos que era como si estuviera en modo automático. Ni siquiera sabía por dónde iban. Estaban cerca de un edificio abandonado en Pueblo Bajo. Se asomaron por la ventana sin entrar.

Argit: Allí está la mercancía, ve a averiguar que todo esté bien. No quiero que me estafen de nuevo.

Ben se transformó en un Polimorph y pasó por debajo de la puerta. Todo estaba apagado, pero no encendió ninguna luz. Solo debía ver la mercancía y darle un reporte a Argit sobre esta.

Caja por caja iba revisando, pero aún así, sus pensamientos estaban centrados en los recuerdos de aquella noche que le arruinaría la vida.


Caminando entre el bosque con sus manos en los bolsillos y sus audífonos puestos. Mientras escuchaha música, observó dos "meteoritos" en el cielo.

Ben: ¡Wow!

Ben se había quedado frenado por el asombro, no podía evitar seguir con los ojos el trayecto de ambos. De un momento a otro, el primero de los meteoritos cambió de rumbo directo hacia él. Rápidamente y tratando de esquivarlo, saltó y evadió el impacto directo.

Al caer al suelo, ocultó su cabeza y colocó ambas manos protegiéndola. Esperaba el gran golpe, pero vio que no pasaba nada. Lentamente se levantó y vio un cráter en el lugar del impacto. Había mucho humo y tierra en el lugar. Estaba dando media vuelta para correr cuando el polvo había comenzado a disiparse mostrando al "meteorito". Era de un metal brillante, lo que llamó bastante la atención de él. Una parte de él quería correr hacia donde su familia y contarles, pero su lado solitario y curioso quería averiguar por si mismo. Se acercó a ver ese material, pensaba llevarse muestras, pero justo cuando acercó su mano, el meteorito se abrió y mostró un reloj.

Ben: ...

En un momento el reloj se adherió a su muñeca, lo que causó un pánico terrible en un principio. Aunque fue bastante rápido, no sintió dolor alguno, ni siquiera le pesaba. En parte, eso lo calmó. No sabía que era ni de donde venía, pero sentía que estaban conectados. No pasaron muchos minutos para que Ben se tranquilizara.

Se sentó en un tronco caído y se puso a examinar el dispositivo pegado a su muñeca. Se veía pesado, pero era ligero y aunque trató de deslizar sus dedos entre este y su muñeca, no pudo, era como si estuviera adherido.


Mientras el chico le echaba un vistazo al dispositivo no se percató de que tenía compañía. En un árbol más arriba estaba alguien observándolo. Solo se veía la silueta y los ojos brillar. Algo se puso en su ojo derecho, era como una especie de lente de cámara. Con eso, examinó al joven y el dispositivo en su muñeca. Deslizándose ágilmente, casi como una serpiente, cayó al suelo y sin hacer el mínimo ruido se acercó a Ben.

Ben logró hacer que el reloj emitiera un sonido y una pequeña plataforma subiera. Esta emanaba una luz verde muy brillante que podría decirse que incitaba al chico a presionarla. El alíen estaba listo para abalanzarse contra Ben cuando...

¿¿??: ¡Cuidado Ben! -De entre los árboles salieron Max, Carl, Frank, Lily, Sandra, Gwen y Ken corriendo. Habían ido tras él al escuchar el estruendo minutos antes. Mala idea.

El alíen empujó a Ben apartándolo del camino y sacando inmediatamente muchas armas pesadas. Tan pronto como las sacó, sin pensarlo las accionó....


Recordar ese sonido lo hace escucharlo tal y como si estuviera pasando en ese mismo momento. Apretó los ojos, se agarró el pecho y suspiró como si soltara el alma.

Agitó ligeramente la cabeza y volvió a su forma humana. Ya había revisado las cargas. Todas estaban completas. Iba a darle la noticia a Argit, pero cuando estaba listo para salir algo se clavó en su espalda. No tuvo tiempo de ver que era, solo se sintió mareado y cayó. Permanecía consciente aún.

Las luces del lugar se encendieron y a distancia estaba Argit grabando la escena.

Argit: Benny, Benny...nunca aprendes ¿por qué estabas distribuyendo armas en el mercado negro?

Ben: ¡Aarrgit!

Argit: Lo bueno es que estaba aquí para detenerte.

Ben iba a hablar nuevamente, pero Argit le disparó otra más que lo dejó oficialmente inconsciente.


Estaba en una nave patrulla. Se encontraba sentado con esposas puestas y un dispositivo que impedía su transformación. Alrededor de él habían dos plomeros grandes. Estaba tranquilo, no ponía resistencia ni amenazas de querer escapar, solo estaba allí cabizbajo. No podía creer que se dejó engañar por esa rata. Llevaba seis años conociéndolo y la gran mayoría de veces se dejaba manipular de él.

Argit ponía sus intereses por encima de quien sea. En este caso, lo que pasó era que Argit era participe de acciones ilegales, los Plomeros tenían conocimiento de ello, pero no sabían que él era el responsable. Sabiendo que Ben estaba en la mirilla, lo engañó para que fuera e inculparlo a él de esas acciones. Eso mantendría distraídos a los Plomeros por un rato en lo que se salía con las suyas.

¿¿??: Te dije que la próxima vez que te viera aquí, iba a encerrarte en el Proyector. -Alguien había entrado directamente en la parte posterior de la patrulla, donde Ben estaba cautivo.

Ben levantó la mirada para ver a la persona que le hablaba. Lo conocía desde aquel día...


Aquella extraña criatura que le había arrebatado todo en un instante, estaba observando con detenimiento a Ben. No se le acercó o amenazó solo estaba allí examinándolo. Ben lo miraba con horror y lagrimas en sus ojos. Su orgullo, egocentrismo, autocompasión y pena propia hicieron que no se diera cuenta de nada. Si nunca se hubiese apartado de ellos o en el momento que el dispositivo se adherió hubiese ido a buscar ayuda probablemente aún estuvieran con vida.

La criatura no podía matarlo, de hacerlo, el dispositivo moriría junto con su portador. El pánico de Ben era a tal grado que el dispositivo debía protegerlo. Sin previo aviso lo transformó en un ser de fuego. Ben/Pyronite se dio cuenta de que había sido cambiado de forma, sentía miedo por la transformación, pero algo le decía que debía pelear, que no cuestionara y se dejara llevar por lo que sintiera en ese momento.

La criatura tenía una oportunidad de atacarlo. Al haber dejado de ser humano, el joven resistiría ataques. Así buscaría noquearlo sin necesidad de causarle un daño fatal que terminara afectando al dispositivo y poder llevárselo.

Ben/Pyronite comenzó a lanzar bolas de fuego. No estaba seguro de cómo lo hacía, solo sentía el deseo de atacar y se dejaba llevar por el instinto. La criatura las esquivaba con gran agilidad y aparente facilidad, buscaba acercarsele para incapacitarlo, pero Ben sentía esa adrenalina fluyendo y no podía parar. En un momento la criatura se acercó bastante, pero fue agarrado por Ben/Pyronite y lanzado a unos 10 m de distancia. Cayó en unos arboles haciendo que uno de estos se rompiera y le cayera encima. Desde que la criatura se levantó sobando su cabeza, Ben/Pyronite comenzó a lanzarle abundante fuego causando un incendio en el bosque.

El alíen extraño aún estaba dispuesto a pelear, pero vio a una nave acercándose. Frunció el ceño y se escabulló.

Ben/Pyronite no podía dejar de lanzar fuego apesar de que ya no había amenaza. El dispositivo causó la destransformación cayendo Ben de rodillas envuelto en lagrimas mientras todo ardía a su alrededor. La nave aterrizó y unos seres armados corrieron hacia él. Cuando llegaron lo vieron causando el incendio y a la distancia estaba Max Tennyson y parte de su familia sin vida.

Cuatro de los seres lo rodearon y le apuntaban con un arma. Ben no les hacía caso, estaba practicamente en pánico y lloraba desconsoladamente. Mientras uno de esos seres, el cual llevaba un casco puesto, se acercó a Ben. Justo cuando estaba en frente de él, su casco se abrió revelando su cara.

¿¿??: Niño, soy el Magistrado Gilhil -Hizo una pausa mientras lo miraba con toda seriedad- y quedas bajo arresto.

Cuando lo dijo, dos de los que andaban con él agarraron a Ben. Uno para cada brazo. El magistrado se acercó aún más y le puso unas esposas. Ben seguía llorando mucho y en ningún momento levantó la mirada para verlo.


Dentro de la nave patrulla, Ben aún seguía llorando cabizbajo, pero ya estaba un poco más calmado. El magistrado lo veía. Este joven humano le llamaba la atención, era tan solo un niño humano pre-puberto. Parecía inofensivo, pero al recibir la alerta de tecnología nivel 20 en la Tierra y llegar rápidamente lo captaron en el acto. Tenía un incendio descontrolado que tuvo que apagar y un grupo de humanos muertos. Definitivamente para él este niño no era lo que aparentaba, era peligroso. Debía procesarlo y saber que lo llevó a causar tal atrocidad.

Ben: Sé lo que está pensando -Rompió el silencio. Apenas le salía la voz.

El magistrado solo se limitó a mirarlo a los ojos. No le respondió nada.

Ben: Yo no... -suspiro- ...he hecho nada. -Aun corrían lagrimas por sus mejillas.

Magistrado Gilhil: Hay mucha evidencia en tu contra muchacho ¿qué tienes que decir a tu favor?


Magistrado Gilhil: No importa que tanto hable contigo, siempre vuelves a lo mismo ¿Qué tienes que decir a tu favor? -Le repitió la misma pregunta de aquella vez.

Ben solo se limitó a suspirar y guardar silencio, miraba hacia otro lado que no fuera directamente hacia el magistrado. Se encogió un poco de hombros.

El magistrado lo conocía perfectamente y sabía que no hablaría nada al respecto, por lo menos no en ese momento. Sin nada más que decir, se fue del lugar hacia la parte delantera de la patrulla, dejando a Ben solo con los cadetes


Aliens

  • Necrofriggian (Debut)
  • Polimorph (Debut)
  • Pyronite (Pasado) (Debut)

Personajes

Principales

  • Ben Tennyson 16 años (Debut)
  • Ben Tennyson 10 años (Debut, recuerdos)
  • Magistrado Gilhil (Debut)

Secundarios

  • Argit (Debut)
  • Cadetes plomeros del presente (Debut)
  • Cadetes plomeros del pasado (Debut)
  • Max Tennyson (Debut, muerte)
  • Gwen Tennyson (Debut, muerte)
  • Ken Tennyson (Debut, muerte)
  • Karl Tennyson (Debut, muerte)
  • Sandra (Debut, muerte)
  • Lily (Debut, muerte)
  • Frank Tennyson (Debut, muerte)
  • Trabajador de Burguer Shack (Debut)

Villanos

  • Criatura alienigena (Debut)

Eventos Importantes

  • Ben adquiere el Omnitrix.
  • Se descubre como Ben (Nega) lo adquirió.
  • Se habla de como Ben perdió a su familia y el porque está solo.
  • El Omnitrix se adhirió a Ben funcionando como un órgano más de su cuerpo.

Curiosidades

  • Se desconoce quien es esa criatura y el porque el Omnitrix los buscó.
  • Ben fue puesto bajo arresto por el magistrado, no saben que actuó en defensa, sino que la evidencia lo marca como responsable de todo.
  • Ben aún no sabe utilizar el Omnitrix, este transformó a su poseedor para defenderlo.
  • Ben y Argit son "amigos". Argit solo lo usa y finge ser su amigo, pero Ben si tiene aprecio por él y lo considera parte de sus amistades, apesar de que ha sido enganado varias veces.
  • La razón del porque Ben se mostró seco desde un principio era debido a la autocompasión que sentía por si mismo. Sus padres peleaban todo el tiempo causándole una gran frustración a Ben, mientras que en la escuela recibía bullying todo el tiempo. Eso lo llevó a no confiar en nadie.
  • Si Ben hubiese ido a donde su familia luego de lo sucedido y no se hubiese centrado en su orgullo interno de que podría resolverlo todo solo, era muy probable que la criatura alienigena no los agarrara desprevenidos al tratar de salvarlo.
  • Cuando caía el Omnitrix en su capsula en forma de meteorito, el segundo "meteorito" tras él era la criatura.
  • La criatura alienigena es un cazarrecompensas envíado tras el Omnitrix.
  • Los padres de Ben querían disculparse con él por no transmitirle confianza. Creían que invitando a la familia paterna y saliendo de vacaciones en familia, lograrían fortalecer lazos.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.