FANDOM


La Hija de Vilgax
Vilgax y su hija
Información:
En Inglés The Vilgax´s Dauther
Serie Ben 10: Mundo con Alienígenas
Episodio N° 18
Temporada 2
Episodio anterior Dentro de la Mafia
Episodio siguiente Sangre por Sangre


Ben hablando


¡Bienvenido anónimo! Has entrado en territorio de Lobo
No editar, ni borrar, ni robar imágenes. Esto es una página creada por su servidor Lobo. No me gusta que editen sin mi permiso, si lo hacen ¡Sufrirán!

Disfruta leer mi creación
En serio, no bromeo con lo de robar mis imágenes y editar mis archivos sin permiso

En el Episodio Anterior

Ben, Kevin y Gwen se encontraban en un centro de Video Juego, pero Rojo y compañía entraron en el lugar. Para suerte de ellas no buscaban pleitos, sino que buscaba la ayuda de Kevin para que les ayudara con un gran problema, Malomart.

Los chicos tuvieron que detener al Appoplexian y lo lograron.

Sinopsis

-REEDITANDO-

Vilgax se encontraba en su planeta natal. Desde el balcón de su castillo observaba a su gente en sus quehaceres diarios. Los vilgaxianos eran una raza fuerte y trabajadora, desde temprano en el día andaban enfocados y no paraban hasta que los soles se ponían. Algunos eran fuertes guerreros que entrenaban haciendo uso de sus agilidades y fuerza. Desde muy jóvenes eran preparados para esto. Siempre estaban en forma y listos para batallar.

El gran caudillo no pudo evitar sonreír para si cuando recordó aquella vez que le mintió a Ben con respecto a su gente. El humano siempre tan noble y preocupado, estaba dudando en ayudarlo hasta que dijo esa mentirilla. Quizás Ben trató de disimular su preocupación, pero por la forma en que lo miró podría decir que lo impactó, más aún cuando lo hizo responsable. Era como si le hubiese clavado una estaca en el pecho.

Esto lo llevó a divagar en sus pensamientos. Ahora que tenía al humano en mente, no podía evitar pensar en él y como lo ha frustrado en cada encuentro. Ben fue su único y verdadero oponente, nadie lo había igualado antes. Dotado de valentía, autoconfianza y aparente invensibilidad, había sido la combinación perfecta para crear a un némesis digno. Una parte de él lo admiraba mientras que la otra lo odiaba.

Psyphon estaba a unos 10 m de distancia de su líder. Guardando total silencio lo miraba. Sabía perfectamente en qué estaba pensando. Su postura aparentemente relajada seguida de una tensión repentina de todos sus músculos era algo que su amo experimentaba todos los días. Era obvio que tenía al adolescente humano en sus pensamientos. Esto le causó gracia. El caudillo era prácticamente intocable y lo tenía todo incluyendo al Ultimatrix, pero aún así no podía evitar su obsesión con derrotar a Ben.

Hubo algo que llamó la atención de Psyphon. Su maestro estaba tenso mirando por el balcón como de costumbre, pero de un momento a otro vio como sus hombros bajaron, seguido de un fuerte suspiro. Aunque él seguía recto, vio una postura un poco más tumbada. Eso lo preocupó un poco y se atrevió a acercarse a él. Al estar a su lado, lo vio concentrado observando algo con detenimiento, al ver vio que miraba a unos niños jugar y charlar.

Psyphon: Maestro... -Dijo con algo de duda, no quería sobrepasarse de invasivo.

Vilgax sabía de la presencia de su lacayo, pero no lo amonestó por acercarse en ese momento. Al contrario, eso lo relajó un poco. Todos los días acudía a su balcón para reflexionar mientras observaba todo, pero ese día en particular había ido con la intención de distraerse de algo que lo perturbaba, incluso más que su obsesión con derrotar al humano.

Vilgax: ¿Crees que ella esté bien? - Preguntó sin apartar la mirada de los niños jugando.

Psyphon escuchó, pero realmente no comprendió a que se refería. Sintió timidez para preguntar a que se refería. Se pusó pensativo y trató de adivinar.

Psyphon: Emm..umm... -Titubeaba.

Vilgax: Mi hija.... ¿crees que esté bien? -Esta vez giró un poco para mirar a su subordinado.

¿A qué se refería? Su hija era una princesa en ese mundo. Era una chica inteligente, astuta y buena en sus prácticas, claro...tomando en cuenta su limitación en un detalle físico...ella no era completamente chimera, sino que era mitad humana. Tenía 13 años de edad y físicamente podría decirse que era una humana, pero con atributos heredados de su padre tales como mayor inteligencia, más fuerza, agilidad y resistencia, y la capacidad de transformarse en un calamar gigante.

Psyphon: Señor...por su puesto que se encuentra bien ¿Hay algo que le preocupe? -Le preguntó.

Vilgax suspiró un poco.

Vilgax: Antes solía salir a jugar con los demás, toda una líder entre ellos. No dejaba que nada le afectara, aún si se veía diferente. Luego iba a entrenar, igual siendo destacada, pero... -tomó unos segundos antes de seguir- Últimamente no sale de su recámara con frecuencia y si lo hace, veo que sale lejos del castillo.

Psyphon vio una ligera cara de preocupación en su amo, era claro que esto lo atormentaba. No sabía qué decirle con respecto al tema y tampoco que podría estar afectando a su hija, ella no era precisamente alguien que hablara mucho con él ni mucho menos con su padre. Siempre guardaba una distancia y una actitud respetuosa.

Psyphon: Perdone mi atrevimiento, pero... ¿Ha intentado preguntarle?

Vilgax giró en dirección a Psyphon para verlo frente a frente.

Vilgax: ¡Si...y me enfrentó! -Dijo apretando los puños y tomando una postura agresiva frente a su lacayo.

Psyphon se encogió ante la aptitud de su amo. Se estaba arrepintiéndo de tocar el tema.

Vilgax: Le había dicho que debía decirme todo, que no iba a salir hasta que se explicara ¿sabes qué me dijo? -dijo poniéndose muy tenso- me dijo que yo podría gobernar a todo el universo, pero que a ella yo no la gobernaba.

Psyphon sintió un poco de gracia al escuchar eso, no estaba presente cuando sucedió, pero se lo imaginaba tal cual. La chica se veía increíblemente vulnerable al lado de su padre, pero tenía un carácter fuerte como él. No le sorprendería si luego de que le dijo eso logró su objetivo de salir a pesar de las amenazas.

Era gracioso el asunto, pero claramente algo pasaba y... luego recordó algo, de un momento a otro cree saber que le pasaba.

Psyphon: ¿Son 13 años los que ella posee?

Vilgax: Si... casi 14 -Sentía un poco de preocupación. Llegó a pensar en alguna enfermedad o algo por el estilo.

Psyphon: Señor... -tomó una postura relajada- creo que lo que ella tiene se llama "pubertad".

Vilgax se calmó un poco, no dijo nada en los siguientes segundos y giró hacia su balcón. Se quedó allí mirando pensativo.

Psyphon: ¿Señor...?

Vilgax: Tiene sentido... -Ya estaba mucho más relajado, pero a la vez nuevos pensamientos con respecto al tema le llegaron.

Psyphon se marchó dejando solo a su líder. Ya sabía lo que iba a hacer.


Vilgax caminó por un pasillo de su castillo, se veía seguro de si. Se detuvo al estar frente a una puerta metálica, la abrió sin pensarlo mucho. Era la habitación de la chica. Esta era de gran tamaño, poseía una cama grande, tecnología, un cuarto de baño privado y muebles sofisticados. Todo era grande, excepto la figura humana que se encontraba frente de un gabetero. No hizo nada extraño, solo tenía algo en su mano que Vilgax no pudo identificar, pero poco después de él entrar ella lo guardó.

Niña: Debiste tocar antes de entrar. -Dijo con tranquilidad mirando sobre su hombro.

Vilgax: ¿Qué escondes? -Ignoró el comentario de ella.

Niña: Nada.........nada..in..teresante. -Respondió girando los ojos.

Vilgax levantó una ceja y miró a los alrededores. No vio nada extraño, pero ella se veía algo tensa, además pudo notar que se había quedado frente a ese gabetero, como si estuviera cubriendo lo que guardó allí. Tenía curiosidad, pero no quiso entrometerse en su espacio.

Vilgax: Quiero que estés lista en un rato... no me había dado cuenta, pero ya tienes la edad para ir involucrandote en mis asuntos. Como mi heredera, debo subir tu entrenamiento otro nivel. -Se quedó observándola a los ojos, era como si quisiera ver cómo lo tomaba.

Ella estaba serena, no mostraba muchas emociones con respecto a la noticia, pero sabía perfectamente a que iba. Había sido criada como una guerrera, al igual que cualquiera nacido en Vilgaxia, pero no era exactamente como su padre. Podía ser ruda y con cierto carácter fuerte y dominante, pero era alguien que amaba escuchar diferentes puntos de vista y darle a los demás la opción de elegir. Sin embargo, debía seguir instrucciones aún, no podía desobedecer. Quizás cuando fuera más grande lo haría, pero por ahora debía hacer lo que él mandaba.

Niña: -Asintió con la cabeza- Si señor...

Vilgax se marchó y la niña suspiró.


Horas más tarde...

Estaban en la nave de Vilgax. Este estaba en su trono, Psyphon se encontraba a su lado y su hija estaba cerca de los pilotos.

Ella estaba aburrida, pero no había mucho que podría hacer allí, tampoco había dicho ninguna palabra. Estaba pensativa mirando todo, era la primera vez que se encontraba involucrada en esto, si había viajado al espacio, pero nunca había estado cerca de los pilotos. Observaba cada movimiento realizado, aunque no sabía manejar la nave, estaba comprendiendo a la perfección cada paso dado.

Vilgax: Aceleren la marcha, quiero llegar a la Tierra en menos de 200 horas.

Los pilotos solo obedecieron sin decir nada.

La chica no hizo mucho movimiento, pero sabía perfectamente cuál planeta era y sentía curiosidad. Era el lugar natal de su madre, el ser dominante local era semejante a ella, pero mucho más débil. Su padre tenía cierto odio por ellos (irónico), ya que para ser tan vulnerables, la conquista de ese planeta se le había hecho más difícil que la de cualquiera. Sabía que iba a buscar problemas, aunque no fue con una tropa. Se sentía incómoda, pero algo le agradaba del asunto, sabía que si habían problemas, muy probablemente el terrícola héroe de 17 años estaría allí. Eso causó que se relajara y también que su cara se sonrojara.

Vilgax la estaba viendo, cuando dijo la palabra "Tierra" vio como ella quedó atenta y a la vez como se sonrojó pensando en algo. No dijo nada al respecto, pero eso lo puso a sospechar.

Ella notó que él la miraba, lo miró de reojo y luego trató de fingir que estaba tranquila, aún atenta a los pilotos.


En la Tierra...

Ben y Albedo se encontraban en la cocina de la casa, estaban tomando jugo de naranja.

Ben: Albedo, que extraño que no estás con Elena, pasas todo el tiempo con ella. Cuando es hora de dormir, aún no llegas y cuando me despierto me dice mi mamá que ya te fuiste. - Dijo tomando un trago del jugo mientras estaba recostado de la meseta.

Esto fue una observación más que algo dicho al azar. Mientras eran prisioneros de Vilgax, ambos se llevaban mejor, hablaban como hermanos y habían aprendido a trabajar como equipo. Ahora era diferente, a Albedo lo único que le importaba era Elena. Ya no hacían nada juntos.

Albedo: -Suspiro- Ella se fue de viaje. Kram la necesitaba, requería que lo sustituyera mientras se encargaba de asuntos y pensó que ella era la perfecta para eso. -Dijo algo entristecido.

Ben: Vaya, las cosas que tienen que pasar para tener a mi hermanito de vuelta.

Ambos terminaron sus jugos y llevaron los vasos al fregadero. Justo cuando lo dejaron, Albedo miró a Ben.

Albedo: Tennyson, no soy tu hermano, recuerda que soy un Galván que está aquí bajo sus propias condiciones. - Le dio la espalda mientras tenía su frente en alto y agarraba su chaqueta.

Ben le dio una mirada maliciosa a Albedo mientras le daba la espalda. Abrió el grifo y dirigió la manguerita hacia él mojandolo.

Albedo: ¡Oye! 😠

Ben: Muy bien... "Galván bajo sus condiciones", te toca fregar los vasos hoy 😏 -Dijo y salió corriendo riéndose.

Albedo levantó el cabello mojado que tapaba su vista en busca de Ben.

Albedo: ¡Ben! -dijo para no mirarlo en los alrededores- ¡No es justo! Mojaste el suelo, sabes que Sandra se enojará si ve este desastre. -Dijo mirándose la cara empapada y el suelo.

Ben: ¡También te toca limpiarlo! 😁 -Vociferó desde lejos.

Albedo se sentía incómodo y empapado, pero no podía negar que era divertido. Los humanos siempre encontraban con que divertirse, podía ser lo más mínimo. Era algo absurdo para su especie, pero sin duda soltaba la tensión.


La nave de Vilgax había entrado a la atmósfera terrestre. Habían localizado la señal del Ultimatrix Supremo y en pocos minutos estarían en tierra firme.

Vilgax: Psyphon, prepáranos para el teletransporte. Nos acompañarás, pero esta batalla será solo mía y de mi hija. Estoy seguro que ella podrá darle una buena batalla a Ben y Albedo.

Psyphon asintió. No dijo nada, pero estaba en shock. Esto posiblemente iba a salir mal.

Niña: ¿Ben? - Susurró para si, sus ojos tenían un fuerte brillo tras escuchar ese nombre. Sin duda que este viaje se estaba poniendo interesante.


Ya era de noche, Ben y Albedo estaban caminando cerca de la playa de Bellwood. Habían compartido ese día, jugaron videojuegos, vieron películas, jugaron fútbol y ahora estaban dando una caminata mientras conversaban. Albedo hacía varias preguntas de datos humanos que le intrigaban.

Cerca de ellos, se teletransportaron Vilgax, Psyphon y la chica.

Albedo: 😦 No puede ser. -Dijo tras verlos.

Ben tomó una postura más ofensiva mientras los miraba.

Ben: Vilgax... 😠 -Apenas salieron las palabras hasta que vio a la joven a su lado- Y veo que quieres secuestrar a damas - Dijo en tono confiado y burlón mirándola mientras le daba una sonrisa, trataba de verse relajado y seguro para calmarla en caso de que estuviera asustada.

En su lugar la vio muy serena, pero ella le devolvió la sonrisa. Al verle los dientes, algo le llamó la atención, los caninos de ella eran un poco más largos que lo normal y ahora que la miraba mejor, pudo notar que el iris de sus ojos era algo rojizo. Además, tenía la cara de una niña, pero era más alta que él. Algo comenzó a inquietarlo un poco.

Vilgax no respondió, en su lugar puso una mano en la cabeza de ella sin apartar la mirada de ellos.

Vilgax: Esta señorita de aquí es mi heredera, mi hija.

Ben escuchó eso y saltó del "susto".

Ben: 😲 Estás bromeando ¿verdad? -La miró con gran asombro.

Vilgax levantó una ceja, esperaba que mencionara el hecho de que ella era humana, pero Ben quería molestarlo un poco.

Ben: -Sonrió con travesura al ver su expresión- Bah, eso no importa. De seguro su belleza viene por parte de su madre. Ella no heredó la cara de bagre. -Ahí mismo se transformó en Piedra porque esperaba que se le abalanzara encima, pero no fue así.

Vilgax estaba claramente molesto, pero mantuvo la calma. En su lugar, le dio unas palmaditas en el hombro a la chica.

Vilgax: Quiero que le des una lección al humano al estilo vilgaxiano.

Albedo sabía que lo que venía no era nada bueno, comenzó a retroceder lentamente hasta que corrió a distancia.

Ben/Piedra: ¿Qué?...

La chica tronó sus nudillos y corrió hacia él con una gran sonrisa en su rostro. Ella era muy ágil y fuerte, aunque claramente no igualaba al alienigena. Ben/Piedra no quería usar sus poderes con ella, pero comenzó a dudarlo cuando lo hizo caer al darle estratégicamente en la rodilla.

Ben/Piedra: Owww -se sobó la cabeza- Bien... veo que esta chica es ruda. -Dijo al mirarla, ella estaba en posición de pelea esperando que él se pusiera de pie.

Ben/Piedra se levantó con ágilidad para fingir que todo estaba bajo control.

Ben/Piedra: ¿Te crees muy ruda? ¡Ja! Me estoy divirtiendo contigo un rato, luego le patearé el trasero a tu papi. -Tomó un poco de energía de los rayos lunares para recargarse y lanzarle una onda a la chica.

Ella cayó a tres metros de distancia inconsciente. Un poco de humo salía de ella. Ben/Piedra se preocupó, la verdad era que había tratado de que fuera algo leve, pero se preguntaba si se había sobrepasado, no quería lastimarla. Se acercó a ella lentamente cuando, de un momento a otro ella abrió los ojos y se acercó al símbolo del Ultimatrix Supremo haciendo rápidamente una secuencia. Ben se destransformó.

Ben: ¿Qué caraj... -Recibió una fuerte patada de gancho en la cara que lo hizo caer.

Niña: ¡Ja! ¿Quién es la dama ahora? -Se atrevió a hablar.

Vilgax guardaba distancia, estaba cruzado de brazos mientras observó todo.

Ben aún yacía en el suelo, la patada había causado que se partiera la nariz y parte de un labio. Fue con mucha fuerza y estaba un poco aturdido.

La chica estaba esperando que Ben se levantara para seguir luchando, pero fue entonces cuando se dio cuenta de la gravedad de los daños. Ella tampoco esperaba lastimarlo, la verdad es que estaba divirtiéndose con él, pero olvidó por completo que él era un humano puro a diferencia de ella y que como tal era muy vulnerable.

Niña: Ay no 😟, realmente lo siento -había roto su aparente frialdad y hablaba como realmente era ella- Yo...yo...

Ben: Ayyy... chica ruda... -Dijo al tenerla de frente, el verla tan preocupada lo relajó un poco.

Ella puso una mano en la espalda de Ben y lo ayudó a sentarse en el suelo.

Niña: Yo...yo... me dejé llevar por las emociones. Siempre he sido la gran admiradora del gran Ben 10, hasta tengo una foto en una gabeta. No pude verte cara a cara mientras estuviste allá gracias a mi padre, pero sin duda fue una gran oportunidad el luchar contra ti. Realmente quería vencerte y divertirme contigo un rato, pero no...no... quería lastimarte. -Luego de decir eso, le dio un fuerte abrazo a Ben a lo que este respondió mirando con preocupación hacia Vilgax.

El caudillo aún seguía de brazos cruzados, pero sus ojos estaban bien abiertos. Sabía que la pubertad, además de las rebeldías que traía consigo, incluía cambios hormonales, pero esto no fue algo que calculó. Pensó en que luchar con su nemesis sería algo que la ayudaría a progresar, un nuevo comienzo y realmente quedó satisfecho con lo que vio, pero eso se había derrumbado al verla allí, sonriendo tan complacida mientras abrazaba sin soltar a ese humano. Algo dentro de si ardía, pero no era exactamente enojo por eso, eran celos. Uy, padre celoso...

Ben estaba desconcertado, Vilgax lo miraba con rabia. Era como si quisiera agarrarlo y romperle todo se los huesos a la vez, pero él no hacía nada, ella era quien no lo soltaba.

Vilgax: Psyphon...llévatela a la nave, Tennyson y yo tenemos algo que discutir. -Dijo manteniendo una aparente calma, pero Ben sabía que no.

Psyphon: Si Señor.

Niña: Papá...no lo lastimes. -Estaba preocupada. Sabía lo que iba a pasar.

Vilgax la ignoró, sus ojos estaban posados en el humano, quien se ponía de pie con valentía y le lanzaba una mirada retadora.

Psyphon, por su parte, agarró a la chica por un hombro empujándola un poco en señal de que era hora de irse. Ella lo pensó un momento y miró a Ben con preocupación, pero debía obedecer. Bajó la cabeza y procedió a irse.

Ambos estaban allí, mirándose a los ojos. Vilgax permanecía en silencio con los brazos cruzados lo que se estaba haciendo pesado para Ben.

Ben: Si no hay nada que hablar, creo que te tengo que enviar de vuelta a tu planeta con el trasero pateado. -Mientras lo decía, se estaba transformando en su forma lobuna y rápidamente pasándola a Suprema.
Ben hombre lobo

Ben como Lobo Supremo, gruñéndole a Vilgax

Entonces Ben se colocó en cuatro patas y empezó a gruñir, después de un momento, lanzó los 400 kilos (el peso de su cuerpo) encima de Vilgax. Su respuesta fue agarrarlo con una mano en el cuello mientras lo golpeaba con la otra, luego lo lanzó con toda su fuerza 10 metros de distancia. Ben estaba atónito, nunca había luchado con tanto poder, pero increíblemente se veía relajado.

Miró con preocupación a Vilgax quien al verle la expresión, sonrió y con su mano le dio la señal de que lo volviera a atacar.

Ben gruñó y saltó encima de Vilgax de nuevo, pero esta vez consiguió morderle con fuerza la mano haciendo que este quedará sangrando por ella.

Vilgax: -Apretando su mano herida- Bien, basta de juegos, niño.

Vilgax activo el Superomnitrix y se transformó en Wildmut, luego lo pasó a supremo.

Regalo de augustin

Vilgax como Bestia Supremo.

El ADN de Vilgax había afectado la transformación, causando que esta tenga mayor tamaño de la que tenía antes. Bestia Supremo media 2 metros y medio de alto y 4 de largo.

Ambos estaban teniendo una gran batalla, pero Vilgax/Bestia atacaba con gran furia, estaba hiriendo a Ben/Lobo Supremo con fatalidad. Literalmente lo estaba matando y no se detendría a menos que se rindiera.

Ben se estaba debilitando, nunca antes se había enfrentado a Vilgax con tal enojo interno. Iba a cambiar de alienigena, pero sentía que sus brazos no le respondían. Tampoco estaba dispuesto a rendirse tan rápido, no frente a este oponente.

Vilgax/Bestia vio su oportunidad cuando Ben cayó de rodillas jadeando, se acercó para agarrarlo en el cuello y lo levantó con sus mandíbulas. Lo sacudió con fuerza y lo lanzó al mar. Ben quedó inconsciente y se estaba hundiendo.

Vilgax se destransformó y se quedo mirandolo aún manteniéndose serio. Albedo estaba escondido tras una roca y se asomó al sentir silencio, vio como el cuerpo de Ben Lobo Supremo se hundía, sentía que era el fin de todo. Ben moriría y él no podía hacer nada.


La chica estaba en la nave junto con Psyphon, por una transmisión vio cómo Ben se estaba ahogando y aún no recuperaba su consciencia. Psyphon vio la preocupación de ella y ya sabía lo que pensaba hacer, iba a deternerla, pero tan rápido como un pestañeo, ella lo golpeó y escapó.

Psyphon: Ay no... -Se sobaba la barbilla.

Al estar en tierra, miró a su padre allí sin hacer nada. Ella no le preguntó, solo corrió y se lanzó al mar. Ben estaba bien hondo y es posible que si bajaba más sus pulmones
Hija de Vilgax, verdadera fomra

Hija de Vilgax, verdadera forma

colapsaran por la presión del agua.

Cuando estubo en el mar y descendía, había pasado a su forma verdadera. Ella pudo nadar sin problemas y respirar en el agua. Ella era una híbrido Humana-Chimera, por lo que tenía sus debilidades y una era que su piel no estaba hecha para soportar cierto punto de presión del agua.

Ella buscó a Ben y luego con uno de sus tentáculos lo agarró y lo iba a sacar hasta que vio a su padre en su forma verdadera.

Niña: ¡Papá! ¡No te entrometas!

Vilgax: ¡No me hables así! Déjalo ahí, es una orden.

La chica lo pensó, pero no podía darle muchas vueltas al asunto, el tiempo se estaba acabando para Ben y ella debía actuar rápido. Se llenó de valentía y decidió ignorar las órdenes.

Vilgax vio como ella siguió enfocada en ayudarlo a pesar de lo dicho. No quiso volver a hablarle en ese momento, pero una parte de él sintió más ira, otra parte vio una rebeldía determinada. Si quería ayudarlo, bien, que lo hiciera, pero lo haría sin ayuda. Salió del agua a la playa, cruzo los brazos y se quedó allí esperando.

Vilgax y su hija

Vilgax y su hija hablando

La niña no salía, pues como ella era un híbrido, era mas pequeña de lo normal aún para su sexo y edad. Las hembras Chimeras son mas pequeñas que los machos en su forma original, igual los jóvenes.

Ben, en su versión lobuna suprema, era muy grande para ella. Su fuerza no era suficiente como para cargar los 400 kilos que pesaba Ben, era demasiado.

Vilgax estaba pensando que se estaba demorando mucho, estaba enojado con ella y ni se diga con Ben, pero era demasiado, quizás necesitaría su ayuda para salir. Su paternidad estaba teniendo una lucha con su ira y orgullo cuando por fin salieron. Ambos eran humanos, pero el chico seguía inconsciente. Ella tuvo que sacar más fuerza para poder llegar a la playa y colocar a Ben en la arena.

Niña: ¿Héroe? - Ben no respondía y al fijarse bien, tampoco respiraba.

El peligro aún no ha pasado. Ella acercó su cabeza al pecho de Ben y pudo sentir que su corazón seguía latiendo con mucha fuerza, estaba tratando de recompensar la falta de oxígeno.

Niña: Ben sigue con vida, por favor ayudenme a salvarlo antes de que muera. -Le dijo a su padre.

Vilgax la miraba, pero no queria ayudar, seguía allí cruzado de brazos con los ojos entrecerrados. No dijo absolutamente nada.

Albedo vio todo y se asustó, quería permanecer oculto, pero quería ayudar. Se llenó de valor y corrió hacia allí a toda velocidad.

Albedo: ¡Ben! No, no...no nos dejes hermano.

Niña: Ayudalo, por favor.

Albedo: Él no está respirando. Hay que realizar un RCP y...

La chica no dio mucho rodeo, ni siquiera dejó a Albedo terminar cuando comenzó a realizar el procedimiento incluyendo la respiración boca a boca. Vilgax la veía y se puso más histérico de lo que estaba, hasta le dio el tic en el ojo.

Luego de varios intentos, Ben comenzó a toser y escupió toda el agua que tenía en sus pulmones. Poco a poco recuperó la consciencia.

Ben: ¿Qué fue lo qué sucedio? -Dijo mirando a todos lados.

La chica no le respondió, solo lo abrazó con fuerza al ver que estaba vivo. Ben levantó la mirada y nuevamente vio que Vilgax lo miraba mientras ella lo abrazaba.

Ben: Y aquí estamos de nuevo... -Dijo con preocupación.

-REEDITADO HASTA AQUÍ-

Julie: ¡Ben!, ¿por qué ella te besaba románticamente en la playa?

Niña: Triste


Yo nunca me entrometería en sus amores.

La niña se dirigió hacia donde Vilgax y escondió su cabeza en su estomago mientras lo abrazaba y empezó a llorar.

Ben: ¿Por qué soy tan lindo?.

Vilgax sin decir nada, con una mano, suavemente hecho a su hija a un lado y dio 5 pasos.

'
Albedo hombre lobo

Albedo gruñendole a Vilgax como Hombre lobo en cuatro patas y en señal de "no te metas conmigo"

'Vilgax: Dije que lo quiero de regreso, pero veo que ella no me dejará llevarte Ben.....pero a tí Albedo, a tí te llevaré.

Albedo salto del susto y se convertió en su forma lobuna, luego paso a supremo.

Albedo: Sobre mi pellejo. -Dijo Albedo mientras le gruñía a Vilgax.

La hija de Vilgax lo miro con los brazos cruzados y Vilgax hizo una pequeña mueca de enojo, respiró hondo y se iban.

Vilgax: Vamonos de aquí.

Albedo volvio a su forma humana y la niña veía a Ben y Julie dandose un romántico beso, ella bajo la cabeza y se iba cuando Ben la llamo.

Ben: Escucha, ¿cómo te llamas?.

La niña lo miro y con una tierna sonrisa le dijo.

Niña: Jazmín.

Ben: Impresionado


¿Jazmín?....Pensé que tendrías un nombre alienígena.

Niña: XD


No, mi mamá escogió mi nombre, papi me queria poner "Vilgaxia" como el planeta.

Ben: Ese nombre que te iban a poner iba a ser horrible.

Vilgax: ¬¬


.

Ben: Por cierto, ven aquí.

La niña fue cautelosamente hasta quedar en frente de Ben.

Ben: Dame la foto que tienes, te la firmaré.

Jazmín: Muyfeliz


.

Ben firmó la imagen que tenía la niña y la niña se marchó felízmente hacia la nave. La nave despegó y se marchó.

Ben y Julie siguieron besándose, Albedo los veía y estaba triste ya que le hacia falta Elena, cuando de repente Elena llega al lugar.

Elena: Hola Albedo.

Albedo se puso felíz y fue corriendo para donde Elena.

Albedo: ¡Qué felicidad al verte!.

Elena y Albedo se abrazon calurosamente.

Aliens

  • Wildmutt (Vilgax).

Personajes

Primarios

  • Ben
  • Albedo

Secundarios

  • Elena
  • Julie

Terciarios

  • Jazmín (La hija de Vilgax)
  • Kram (debut) (mencionado)
  • La madre de la niña (mencionada)

Villanos

  • Vilgax
  • Psyphon

Eventos Importantes

  • Ben y Albedo volvieron a usar su forma lobuna suprema.
  • Se conoce que Vilgax tiene una hija humana.
  • Se rebela el nombre del profesor Galvan de Elena.

Curiosidades

  • La hija de Vilgax estaba enamora de Ben, pero Ben nunca la había visto a pesar de que duró un buen tiempo viviendo con Vilgax.
  • La hija de Vilgax, tambien se vuelve en su forma verdadera al tocar el agua salada, solo que mas pequeña de lo normal y su color es un poco mas brillante y menos oscuro.
  • Vilgax regresó por Ben y Albedo, pero estaba dispuesto a matar a Ben.
  • No se ve la mamá de la niña (la esposa de Vilgax).
  • Quizás la niña sea huérfana de parte de madre.
  • Vilgax no andaba con sus Biods.
  • Kram es el profesor Galvan que ella tenía mientras estudiaba en la Academia de Plomeros.
  • Volvieron los hombres lobos (Versión Lobuna Suprema) desde el episodio El Escape Temporal.
  • A Jazmín le iban a poner igual que el planeta, "Vilgaxia".

Créditos

Creditos a Agustín por la imagen de Wildmut, fue un regalo que lo aprecio mucho, al igual que todas las imagenes que me han hecho muchos usuarios.


Ben riendose raramente

Gracias por Leer mi Creación

No seas tímido y comenta lo que opinas de ella