FANDOM


El chico de las dos caras
[[Archivo:{{{image}}}|200px]]
Información:
En Inglés The two sides of the coin
Serie Ben 10: Team Element
Episodio N° 6
Temporada Segunda
Episodio anterior El poder de Fire
Episodio siguiente Dando paso a los nuevos

Bueno, finalmente llegó el día, estaba ansioso por publicar este episodio, no porque sea EL episodio de la serie, si no porque lo tengo escrito desde el 4 de diciembre de 2017 y salvo por pequeñas reescrituras sin relevancia que le hice en estos días básicamente llevo casi un año y medio con el episodio completo aguardando al día que me tocase subirlo. ¡Todays is the day!

Aviso de antemano que el episodio es largo, me tomó como 25 páginas escribirlo(? creo que es el más largo que hice hasta ahora en la comunidad, es que bueno, la idea central del episodio era una pero luego se me fueron ocurriendo ideas y más ideas y comenzó a extenderse y tenía que culminarlo si o sí aquí para no robarle el episodio a Eyga jajajajajaja

Bueno, en fin, acorto la introducción para no hacerlo más largo. Espero les guste!

Trama

Era de noche. El ambiente estaba fresco y una figura vestida con un saco, una bufanda y un gorro se movía bajo la luz de la luna. Se movía tranquila con minuciosa velocidad observando con precaución a todos lados. El sonido de una sirena lo alerta, voltea y ve las luces del auto policial alumbrando la calle y acercándose a la esquina. Sin pensarlo echa a correr y cuando siente que el auto le pisaba los talones se tira hacia varios arbustos y asoma parte de la cara. Observa como la patrulla con cuatro uniformados dobla la esquina entrando en la calle que él estaba y continua viaje a gran velocidad; seguramente buscaban a alguien. Con cautela sale de los arbustos sin dejar de observar a todos lados. Se acomoda el gorro de lana, se ajusta su bufanda y continúa su camino.

Minutos después llega a un depósito abandonado. Se acerca a la gran puerta, nuevamente mirando a todos lados. Intenta abrirla pero estaba cerrada, posiblemente atorada debido a que no se abría muy seguido. Vuelve a echar una ojeada a su alrededor y al corroborar que no había nadie en los alrededores comienza a darle patadas a la puerta hasta que esta se abre. La figura entra y cierra la puerta. Comienza a caminar por la oscuridad del almacén abandonado. Un ruido de algo que golpeó el suelo, posiblemente un objeto, lo hizo voltear pero aún así no vio nada, todo seguía oscuro. Alerta continuó caminando hasta que algo grande lo derriba y lo inmoviliza contra el suelo. Las luces del depósito comienzan a encenderse en secuencia hasta que todo queda alumbrado y la figura divisa frente a él a su captor, un chico pelirrojo con una gran mano de barro sosteniéndolo.

Clayton: ¿Qué haces aquí?

Un sonido de chispa proveniente de la figura atrapada en el suelo provoca que Clayton retire su mano al instante. La figura se levanta, se quita la bufanda y el gorro mostrando su identidad.

Kenichi: Necesito tu ayuda

Opening Team Element

Opening Team Element

Clayton: Un repudiado, que interesante. Vuelvo a repetir, ¿qué haces aquí? ¿Cómo me encontraste?

Kenichi: Escuché que un peculiar consiguió escapar de la Ciudad Fantasma. Llevo persiguiendo tu rastro hace varios días

Clayton: Se dicen muchas cosas en las calles…

Kenichi: ¿Escapaste de los Soldados, sí o no? No necesito estar aquí perdiendo el tiempo si esos rumores eran falsos

Clayton: Sí, es verdad. Escapé de esos payasos sin que lo notaran. ¿Qué quieres?

Kenichi: Mi equipo y yo intentamos liberarlos a todos pero no lo conseguimos a tiempo y alguien muy importante para mí se quedó atrás para darnos tiempo de escapar. Necesito sacarla

Clayton: Así que tu eres de esos “perpetradores” que Will Harangue mencionaba con odio yendo de celda en celda para ver quiénes más se habían escapado

Kenichi: Sí. ¿Planeas ayudarme?

Clayton: ¿Quieres que regrese al abismo del que escapé solo porque quieres?

Kenichi: Eres la única persona que sé que puede ayudarme

Clayton: ¿Y tu equipo?

Kenichi: No va a hacerlo

Clayton: ¿Siquiera sabes quién soy?

Kenichi: Lo único que necesito es alguien que me ayude a entrar y salir con una persona de la Ciudad Fantasma. Lo único que me importa de ti es que entraste y saliste de ahí. Lo único que necesito saber es si después de tantas preguntas me ayudaras. Le debo mucho a esa persona y está sufriendo por mi culpa

Clayton voltea y comienza a caminar hacia unos estantes en la pared, cada uno repleto de diferentes baratijas y artefactos probablemente fuera de servicio. Comienza a mirar los estantes uno por uno. Su mano derecha se convierte en arcilla, la estira hasta uno de los estantes superiores y baja una de las armas neutralizadoras de los uniformados. Su mano se vuelve normal y regresa hasta donde Kenichi.

Clayton: Tendrás que ayudarme con unas cosas antes, pero, sí, te ayudaré. Tengo el plan perfecto

Kenichi: ¿En qué debo ayudarte?

Clayton: Eso no es importante

Kenichi: ¿Cuándo empezamos?

Clayton: Aún falta para el amanecer… empezamos ahora

En la base de los Plomeros

La noche era sepulcral en la base. La calefacción estaba encendida en toda la base como siempre, pero eso no evitaba que aún se sintiera el frío que había azotado la ciudad aquella noche, razón por la cual Agustín se abrigó lo suficiente al salir de su habitación y vagar por los pasillos.

Generalmente había algunos pocos plomeros haciendo turno nocturno pero una misión se llevó a la mayoría hacía unos días y los pocos que quedaron estaban durmiendo debido a que cubrían otros turnos. Agustín caminó con cautela, no era fanático de caminar aprisa en las noches para no hacer ruido, quería evitar despertar a cualquiera que estuviese con el sueño liviano. Continuó caminando un poco más hasta que llegó a su destino, el baño.

Agustín: Finalmente

Pasados los minutos salió del baño con extremo cuidado para seguir sin hacer ruido. La puerta se cerró, volteó y se chocó con David.

Agustín: Lo siento

David: No pasa nada. Creí que era el único despierto a esta hora

Agustín: Yo también

Agustín ve que David estaba cubierto de sudor y con una toalla en su hombro.

Agustín: ¿Estuviste entrenando?

David: Sí… tengo serios problemas para dormir y entreno para agotarme y poder descansar, ¿y tú?

Agustín: Vengo al baño como todas las noches. ¿Tienes insomnio?

David: Pesadillas muy feas

Agustín: Ya estoy desvelado. ¿Quieres hablar sobre tus pesadillas?

David se queda callado unos segundos, dudoso, claramente no era alguien que hablase sobre lo que ocurría en su mente.

David: ¿No eres muy chico para hablar sobre estas cosas?

Agustín: Me ofendes. Voy a cumplir 13 años pero eso no significa nada, escuchar a otro lo puede hacer cualquiera

David: Tienes razón… ven, vamos al comedor, quiero un bocadillo antes de dormir

Los dos compañeros de equipo se dirigen al comedor con calma.

La luz estaba encendida debido a que los que cocinaban trabajaban durante toda la noche para darle de comer a todos los plomeros según lo que comieran sus respectivas especies. Los dos se dirigen a la mesa donde se sentaban todos los días. David se acerca al mostrador donde había aperitivos para que los que tuvieran hambre en cualquier momento se acercaran a comer y vuelve con una bandeja repleta a la mesa.

Agustín: Quizás tus pesadillas sean por comer demasiado antes de dormir

David *ingiriendo*: Mis pesadillas se remontan a hace un mes, así que no creo

Agustín: ¿Qué es lo que sueñas?

David se queda callado uno segundos, evaluando si contarle sus sueños o no.

David: Todas las noches es el mismo sueño. Estoy con mi mejor amigo y su hija, mi ahijada, en la plaza. Ella tiene un vestido celeste, es su color favorito. Mi mejor amigo la filma con su celular mientras se lanza sobre el tobogán, es, después de todo, lo que más le gusta

Agustín lo mira interesado. David pausa de hablar y sigue comiendo.

David: De pronto ella se baja corriendo del tobogán, viene corriendo hacia mí y me abraza

Agustín sonríe, imaginarse la escena le da ternura.

David: ¡Haz eso que me gusta, tío! ¡Hazlo, porfis, hazlo! ¿Sí?, me dice mientras sonríe contenta. Se aleja de mí, le enseño mi brazo y lo convierto en metal. Ella se vuelve gris al igual que su padre y comienzan a alejarse

La sonrisa de Agustín desaparece. David se queda mirando la bandeja de bocadillos sin moverse y sin pestañear.

David: Se siguen alejando y alejando hasta que no puedo ver sus rostros y escucho una explosión. Me quedo sólo en la nada, flotando en el abismo. Grito sus nombres pero mis palabras no salen, me siento ahogado. Intento moverme como si nadara en el espacio, en un espacio apagado, solo hay oscuridad y comienzo a ahogarme de verdad. Veo una luz sobre mí, intento llegar a ella y cuando la alcanzo escucho un disparo y caigo

Agustín comienza a preocuparse.

David: Siento frío en mi espalda, está helada, esa luz que había visto desaparece, volví a la oscuridad y varios demonios comienzan a danzar a mi alrededor. Veo sus rostros horribles, feos, sus cuernos, sus pieles rojas, me miran y murmuran, no logro entender lo que dicen y comienzo a sentir electricidad recorrer mi brazo

David comienza a rascarse su brazo izquierdo con intensidad. Luego comienza a rascarse también su otro brazo y luego su pecho. Agustín seguía mirando los ojos de David, aún no parpadeaba, se le estaban enrojeciendo.

David: La electricidad comienza a recorrer todo mi cuerpo y ¿Cómo va todo? Dice un demonio más grande y azul. Su voz profunda me abraza y me paraliza. Lo veo acercarse a mí y levantar su mano, una mano de muchas garras y clavármelas en el pecho desgarrando todo mi ser. Luego despierto

David pestañea y se refriega los ojos. Observa como Agustín lo miraba sorprendido. También mira su brazo izquierdo y ve como se lo había lastimado al rascarse con tanta fuerza.

David: Espero no haberte asustado

Agustín vuelve en sí.

Agustín: No, no, ehh.. wow, este… perdón, es qu-

Pasos de alguien corriendo por los pasillos le cortan la oración. Ambos miran a la puerta y ve a Mary asomarse al comedor buscando algo, al no verlo se va corriendo por el pasillo. Los dos chicos se miran.

Agustín: Después continuamos la conversación

Los dos se levantan y se van tras Mary. La alcanzan, estaba alterada.

Agustín: ¡Mary! ¿Qué ocurre?

Mary: Kenichi no está, se fue, no lo encuentro por ningún lado

En otra parte

Una motocicleta rompe la gélida tranquilidad de las calles de Bellwood, en ella iba Clayton y sentado detrás estaba Kenichi. Clayton manejaba a gran velocidad.

Kenichi: Ve más lento, llamaras la atención de los Uniformados

Clayton: ¿Te da miedo la velocidad, repudiado?

Clayton sonríe y acelera más.

En otro lugar

Clayton detiene su moto y ambos bajan. Estaban fuera de un galpón grande, solo que a diferencia de en el que estaba Clayton, este no estaba abandonado, al menos su aspecto no lo demostraba.

Kenichi: ¿Qué hacemos aquí?

Clayton: ¿Te pedí que preguntaras? Dije que si querías que te ayudara, debías ayudarme a mí, en ningún momento te pedí que preguntaras. Ahora cierra el pico y sígueme

Clayton se aproxima a la pared y se pone debajo de una de las ventanas que había a nivel del techo.

Clayton: Observa si hay guardias

Clayton agarra con sus manos el cuerpo de Kenichi y con mucha fuerza lo levanta, comienza a estirar sus brazos transformados en arcilla y eleva a Kenichi hasta que llega a ver por la ventana.

Kenichi: No hay nadie

Clayton: Perfecto

Clayton baja a Kenichi, ambos se acercan a la puerta. Clayton se transforma en una masa delgada de arcilla y comienza a pasar por debajo de esta. Pasan unos segundos y la abre desde adentro.

Clayton: Danos luz

Kenichi ve un panel con varios botones en la pared al lado de la puerta y le lanza un rayo. Las luces se encienden en secuencia iluminando todo el pasillo.

Clayton: Tu ve a aquel depósito y yo a aquel *saca su celular y le muestra una foto* necesitamos esto

Kenichi acata las órdenes y sube al depósito indicado.

En la base de los Plomeros

Mary estaba nerviosa tomando un té en el comedor, rodeándola estaban sus compañeros en pijama abrigados así nomás, exceptuando a Agustín que se había levantado con anticipación.

Ben: ¿Ya buscaron en toda la base?

Rook entra por la puerta.

Rook: Supongo que soy el último en llegar, y no, tampoco estaba donde busqué

Mary: ¡Se fue! Se los dije

Agye: Pero ya está grande, puede irse de aquí cuando quiera

Mary: ¿A dónde, Agye? ¿A dónde se va a ir en la madrugada? No tiene padre ni madre y no puede ir a su casa porque la vigilan por si él regresa

Ben: Tranquila, lo resolveremos

Kennari agarra la taza vacía de Mary.

Kennari: Traeré más té

Mary: No, no, estoy bien, el té no me va a calmar

Fana: ¿Qué es lo que quieres hacer?

Mary: Ir a buscarlo

Lucy: Pero no sabemos hace cuanto se fue, ¿salir a buscarlo sin ningún rumbo no es una pérdida de tiempo?

Tadelius: Quizás salió a pensar, en mi mundo es normal eso, ¿aquí no?

Kennari: Cuando eres como nosotros y el mundo está como ahora, no. Corres el riesgo de ser atacado por cuatro dementes con poderes y alertar a los uniformados

Paige, que estaba sentado al lado de Mary se le acerca.

Paige: Mary, creo que nadie notó lo que yo, pero estás muy alterada como para que Kenichi se haya ido simplemente. Hay algo que conoces y te da miedo. ¿Sabes a donde se fue?

Mary sintió la mirada acusadora de sus compañeros y rompió a llorar sobre la mesa.

Mary: No ha sido el mismo desde que su madre quedó atrás en la Ciudad Fantasma y casi cada noche se despierta con pesadillas donde a ella le sucede algo.

Agustín mira a David.

Mary: Hace unos días dijo que quiere ir a buscarla y tiene esperanzas de que va a conseguirlo. Y ahora me despierto y veo que no está. Tengo miedo de que haya ido hacia ahí

Damian mira a Ben y luego todos lo hacen.

Damian: ¡Tenemos que ir a buscarlo a la Ciudad Fantasma!

Ben (molesto): ¡Ni hablar! Casi perdemos todos cuando fuimos a ese lugar. Ir ahora es mucho más arriesgado. No tomaré esa decisión a menos que esté completamente seguro de que Kenichi se encuentra ahí

Paige: Pero-

Ben: Sin peros, yo estoy al mando y decido lo que es mejor para todos. Si quieren buscarlo, háganlo en los alrededores, pero les prohíbo acceder a algún transporte para que vayan a la Ciudad Fantasma

Ben se va molesto y Rook lo sigue.

Rook: Ben

Ben: Arriesgué la vida de simples chicos sin experiencia en la Ciudad Fantasma y casi cargo con la culpa de perderlos a todos. Kenichi vio eso, no puedo creer lo que acaba de hacer

Rook: Kenichi es un joven humano que perdió a su padre, obtuvo poderes que no quería forzándolo a esconderse de otros humanos y ahora perdió a su madre. Por el comportamiento que tienen ustedes, los humanos, hacer este tipo de cosas creo que es normal cuando se sienten frustrados

En otro lugar

Kenichi y Clayton se encontraban en otro depósito. Kenichi tenía un dispositivo redondo en su mano. Estaba corriendo. Desde la altura de otro depósito Clayton lo ve, detrás de él lo seguía un guardia de seguridad.

Guardia: ¡Devuelve eso, ladrón!

El guardia desenfunda su arma y se detiene para apuntar a Kenichi. Clayton se acerca a la valla de seguridad del depósito, se pone de pie sobre ella, salta, se transforma en un gran bloque pesado de arcilla y cae sobre el guardia aplastándolo. Al sentir el estruendo Kenichi voltea y ve a Clayton volviendo a su forma normal sobre el guardia noqueado.

Kenichi (enojado): ¿Qué haces?

Clayton le quita el dispositivo a Kenichi y lo evade pechándolo.

Kenichi: ¡Él no hizo nada!

Clayton voltea.

Clayton: Acabo de salvarte la vida, repudiado. ¿Cómo sabes que no hizo nada o que no iba a hacer nada? Quizás de haber descubierto que tenías poderes te habría matado o habría llamado a los oficiales

Kenichi: No lo habría descubierto porque no los habría usado contra alguien que solo hace su trabajo. ¡Estamos robando! ¿Crees que soy tonto?

Clayton: Lo lamento, chico, pero así me gano la vida. Robo. Robo lo que me piden. Y si ese guardia te atrapaba o me atrapaba por no defendernos, nunca podrías ir a rescatar a quién quieres, así que ajusta tu balanza moral y pregúntate qué pesa más, ¿la salud de un guardia o la vida de quién sufre en la Ciudad Fantasma?

Clayton deja de hablar y se retira. Se sube a su motocicleta y Kenichi llega corriendo, también se sube.

En la base de los Plomeros

Ben estaba abrumado pero intentaba comportarse como un líder para su equipo.

Ben: ¿Todos tienen sus trajes debajo de la ropa de civil, no?

Fana: Nosotras aún no tenemos los trajes

Ben: Ustedes tres no van a ir, aún no han entrenado lo suficiente y de igual forma si la situación lo amerita, aún no tienen trajes, por lo que no pueden usar sus poderes en público

Lucy: Bueno…

Ben: Necesitamos cubrir territorio y no llamar mucho la atención así que irán de a dos. Júntense

Paige y Agye se forman en dúo, al igual que Damian y Tadelius, Kennari se junta con Mary y Agustín queda solo.

Ben: Rayos, Agustín, tú irás con Rook y yo en el Proto-Camión

Agustín: Cubriremos más territorio si también voy a pie

Ben: No saldrás solo e-

Agustín: David irá conmigo, no necesita traje, solo algo para cubrir su identidad de civil

Ben mira a David, este sin decir nada se acerca a él.

David: Tranquilo, cuidaré de él, me llevaré algo para cubrir mi rostro

Ben: Bueno… Bien, equipo. Paige y Agye, ustedes en esa dirección, Damian y Tadelius, ustedes en aquella, Kennari y Mary, ustedes vayan hacia allá y Agustín y David, ustedes hacia allá. Con Rook intentaremos cubrir terreno más lejos en el Proto-Camión, esperemos que no haya ido hacia la Ciudad Fantasma

Todos asienten.

Ben: Kenichi tiene su rastreador apagado así que es claro que no quiere que lo encontremos, por esta razón siento que sí decidió ir hacia la Ciudad Fantasma, pero espero estar equivocado. Si lo encuentran den el aviso por el comunicador y todos intentaremos asistir al lugar

Todos asienten nuevamente.

Ben: Bueno, equipo, manos a la obra

En otra parte

Kenichi estaba sentado en el suelo recostado contra una pared. Tenía la pierna izquierda extendida y la derecha flexionada sobre la cual apoyaba su brazo derecho. Con el izquierdo miraba su rastreador con el símbolo de la paz que portaban los Plomeros. En vez de ser de un verde brillante el logo era oscuro, mostrando que estaba apagado. Kenichi respira hondo y cierra los ojos. Comienza a escuchar las hojas de los árboles moviéndose por el fuerte y helado viento de la noche. Unos pasos interrumpen sus pensamientos y abre los ojos. Clayton se acerca a él y le tira un paquete al suelo. Kenichi guarda su rastreador y agarra el paquete mientras Clayton se sienta a su lado. Este se quita el bolso, lo deja a un lado y comienza a abrir un paquete similar al de Kenichi.

Kenichi: ¿Qué es esto?

Clayton: Es comida. La noche será larga y necesitamos energías

Kenichi ve que Clayton había desenvuelto una hamburguesa. Él desembolsa su paquete y ve que también tenía otra hamburguesa.

Kenichi: ¿Cuánto te costó?

Clayton lo mira de reojo y sigue comiendo.

Kenichi: Claro…

Kenichi le da un mordisco a su hamburguesa. Traga.

Clayton: ¿Cómo se infiltraron en los dominios de Harangue y lograron rescatar a varios repudiados?

Kenichi: Tecnología de Plomeros

Kenichi mastica.

Clayton: ¿Significa que trabajas para Ben 10? Increíble

Clayton mastica.

Kenichi: No. No es un trabajo, no me pagan por eso… simplemente lo ayudo y él me ayuda con esto

Kenichi envuelve sus manos en electricidad por unos segundos tostando el pan de su hamburguesa.

Clayton: ¿Y cómo es que les fue mal al infiltrarse?

Kenichi: Pésima tecnología de Plomeros

Kenichi muerde la hamburguesa.

Clayton: ¿Y todos los infiltrados son lo mismo? ¿Un equipo de Ben Tennyson? ¿Por eso llevas ese objeto en tu pantalón con el símbolo de él?

Clayton muerde la hamburguesa.

Kenichi: Algo así

Clayton: ¿Y hay chicas?

Kenichi se queda callado. Clayton traga.

Kenichi: ¿Cómo es que alguien joven como tú termina aquí?

Clayton: Crecí en la calle. No sé la razón, pero es lo que me tocó y la calle es lo único que conocí toda mi vida. Aquí aplica la supervivencia del más fuerte, o comes o te comen. Una pandilla me acogió en mis primeros años y ahí aprendí todo lo que sé… era un pésimo ambiente pero no tan malo, después de todo ese lugar fue mi escuela, mi hogar y mi familia

Kenichi mastica.

Clayton: Creo que a los 12 o 13 me fui de ahí. Mi propia pandilla me traicionó y me dejó expuesto a la policía, pero logré escapar y empecé a hacer todo por mi cuenta, evadiendo a los oficiales y sobreviviendo. Hace un mes y algo, tras mucho tiempo, mientras hacía un trabajo que me encomendaron, los oficiales casi me atrapan pero caí en un pozo de tierra y al despertar estaba atrapado… me sentía raro, apretado, y comencé a escalar, no sé cómo. Comencé a subir por pequeños huecos que había en el derrumbe que se había formado en el pozo y al salir de ahí y ver la luz observé mi cuerpo… era una masa de tierra… arcilla, y poco a poco comencé a tomar mi verdadera forma. Había recibido poderes

Clayton muerde su hamburguesa.

Clayton: Comencé a entrenar mis poderes hasta poder dominarlos bien y los usé para hacer mi trabajo más efectivo. Luego de eso pasé a ser perseguido por la policía por robar y por tener poderes, era triplemente prófugo de la ley, ya no estaba seguro en ningún lugar y me volví un nómada, no permanecía más de dos días en un lugar. Un día mientras hacía otro trabajo me rodearon los acorazados. “¡Alto ahí, repudiado!” me gritaron y antes que pudiera hacer algo me dispararon todos y caí inmóvil al suelo 

Kenichi: ¿Y cómo escapaste de todos los uniformados y acorazados?

Clayton: Permanecí en la Ciudad Fantasma unos días hasta aprenderme el horario de los guardias y utilicé el cambio de turno a mi favor para escurrirme por entre la celda como una masa de arcilla y continué así hasta salir de la Ciudad. No sé cuando notaron que me fui, pero para ese momento yo ya era libre

Clayton traga.

Clayton: ¿Quién es tan importante para ti que quieres volver a la Ciudad Fantasma? ¿Una novia?

Kenichi termina de tragar lo que quedaba de su hamburguesa. Se limpia la boca con el papel que la cubría.

Kenichi: Te pedí que me ayudaras, no que me hicieras preguntas

Clayton sonríe. Termina de comer su hamburguesa.

Clayton: Bueno

Clayton abre el bolso y comienza a mirar todos los artefactos guardados.

Clayton: No lo sueltes

Clayton cierra el bolso y se lo entrega a Kenichi. Ambos se ponen de pie y se dirigen a la motocicleta.

Clayton: Queda una parada más

Cerca de la base

Agye y Paige caminaban con ligereza en sus pasos por las calles de la ciudad observando a todos lados.

Agye: ¿Crees que haya ido a rescatar a su madre?

Paige: Vivió en carne propia el desastre que fue la misión, no creo que sea tan tonto y más luego de que Ben dijo que volveríamos para sacar a los que quedaron. Sabe que Ben va a intentar todo lo posible por sacar a todos, por sacar a su madre

Agye: Tienes razón, si nueve no pudieron con todos los que guardias que habían, uno solo no podrá ni acercarse a los límites de la ciudad

Paige: Exacto. Por más dolido que esté, confío en que Kenichi sabe que no puede hacer nada

Cerca de allí

Damian y Tadelius buscaban a Kenichi en un garaje abandonado. Damian iluminaba el lugar con una llama que salía de su mano.

Tadelius: No está aquí, busquemos en otro lado

Un poco más lejos se encontraban Kennari y Mary. Mary parecía perdida, realmente estaba convencida de que Kenichi había ido a la Ciudad Fantasma y eso no la dejaba pensar tranquila, razón por la cual simplemente caminaba y era Kennari quién estaba atento por si veía a su compañero desaparecido.

En otra parte

David y Agustín caminaban atentos a su entorno. Estaban en una plaza.

David: ¿Por qué le dijiste a Ben que viniera contigo?

Agustín (observando a su alrededor): Te dije que luego continuaríamos la charla

David: Debí suponerlo

Agustín sonríe y luego mira a David.

Agustín: ¿Hace un mes dijiste que tenías esas pesadillas?

David: Sí

Agustín: ¿Y por qué antes no? Creo que tus pesadillas no son simples pesadillas, quizás tienen un significado. Mi abuela siempre me dijo que las pesadillas eran miedos que no quería asumir y debía enfrentarlos para dejar de tenerlos

David: Tu abuela tenía razón, pero más que un miedo, es un mal recuerdo

Agustín: ¿Qué sucedió hace un mes?

David: Hace un mes empecé con las pesadillas, pero hace más de un mes me capturaron por ser peculiar

Agustín: Cuéntame sobre eso

Agustín se sienta en un banco en la plaza, David sigue caminando para evitar hablar pero al ver que Agustín no se levantó regresa y se sienta.

David: Bueno…

David suspira, se sienta apoyando sus brazos en sus muslos y mira el suelo. Levanta la cabeza y divisa el tobogán que había en la plaza.

David: Rayos…

David vuelve a mirar el suelo.

David: Hace semanas ocurrió la pelea de Ben con Brack. Yo estaba por acabar mi jornada en el trabajo cuando ocurrió la explosión. La esposa de mi mejor amigo había ido a llevarme a su hija, Nora, yo le había prometido llevarla al cine al salir de trabajar. Pero eso no sucedió porque ocurrió todo el desastre. Cuando me levanté estaba cubierto en metal, todo mi cuerpo estaba cubierto de metal. Me aterroricé al verme al espejo, la madre de Nora igual, pero Nora no, algo le divertía en mí y fue lo que me tranquilizó, de esta forma volví a ser yo, a mi forma normal 

Agustín lo miraba atento.

David: Por alguna razón Nora y su madre al igual que mi mejor amigo no habían sido afectados, únicamente yo. Pasaron unos días y todo en mi vida volvió a la normalidad, o casi todo, ahora tenía poderes. A Nora le gustaba verme transformarme en metal, decía que era una especie de superhéroe, yo no usaba mis poderes, me daba miedo porque me sentía raro, pero era inevitable decirle que no a ella, así que siempre lo hacía cuando me lo pedía. Nada parecía estar fuera de lo normal, pero estaba equivocado. Estaba tan acostumbrado a la sonrisa de Nora viéndome metalizar mí cuerpo y a mi mejor amigo y su esposa tratándome como si todo fuera normal que no noté lo que pasaba a mí alrededor; la gente odiaba a estas nuevas personas con poderes

David mira a Agustín, este nota sus ojos enrojecidos.

David: Imagínate, ni siquiera sabía que más personas habían obtenido poderes, estaba viviendo en mi propia burbuja de normalidad

David mira el tobogán.

David: Pero toda burbuja es frágil y llega un momento en que algo la pincha

David mira el suelo.

Lejos de allí

Clayton y Kenichi estaban parados al lado de la motocicleta. Kenichi tenía el bolso en sus brazos, miraba a la puerta del establecimiento, siendo cuidada por dos grandes hombres. Clayton le quita el bolso.

Clayton: Tú no puedes entrar aquí. Entraré, haré lo que tengo que hacer y saldré

Kenichi: Bueno

Clayton se dirige a la puerta. Le dice algo a los guardias y estos lo dejan pasar. Kenichi se recuesta en la moto y se cruza de brazos.

En la plaza

David: Ese día, luego de trabajar, llevé a Nora con mi mejor amigo a la plaza. Ella estaba jugando en el tobogán y mi amigo la filmaba con su celular. Estaba usando el vestido que le habían regalado por su *su voz se quiebra* séptimo cumpleaños *traga saliva, respira y reanuda la conversación* y como su madre no había podido ir el padre la estaba filmando para que ella la viera usarlo por primera vez

Agustín apoya su mano en la espalda de David.

David: Ella se baja corriendo del tobogán, viene a mí y me pide que haga lo de siempre, que me haga de metal, le hice caso, pero no quería llamar mucho la atención así que solo transformé mi brazo *se quiebra nuevamente* pero no fue suficiente porque aún así llamé la atención de alguien

Agustín sigue sin apartar la mirada de David.

David: Dos policías se acercaron a nosotros y dijeron mi nombre preguntando si era yo a lo que les dije que sí confundido. Ellos me dijeron que los acompañara pero me negué a lo que exigí una explicación pero no me la dieron. Volvieron a insistir provocando que mi mejor amigo se levantara del suelo donde estábamos sentados y les hiciera frente. Ellos se lo quitaron de encima y lo tiraron al suelo diciéndole que lo iban a llevar preso por atacar a un oficial. Las personas en la plaza comenzaron a prestarnos atención y a acercarse. Mi ahijada se puso nerviosa por el padre y ahí decidí ponerme de pie

David inhala y exhala con fuerza, le costaba mucho seguir la historia.

David: Les hice frente empujando al que estaba sobre mi amigo y lo ayudé a levantar. Volvieron a decirme que me fuera con ellos pero me negué y avancé contra uno a lo que ambos desenfundaron sus armas y me apuntaron. Ahí explotó mi burbuja y el mundo real me abofeteó

Lejos de allí

De dentro del lugar comienzan a oírse disparos. Kenichi rompe su concentración y mira a la puerta, esta sale volando unos metros como si alguien la hubiese lanzado con fuerza y Clayton sale corriendo del lugar con un brazo hecho de arcilla y el bolso nuevamente en su mano.

Clayton: ¡Enciéndela! ¡Enciéndela!

Kenichi entiende sus órdenes al instante, se sube a la moto y la enciende. Clayton se sube detrás de él con el bolso a cuestas.

Clayton: ¡Vámonos!

Kenichi pone en marcha el vehículo y se van. Los guardias se interponen para evitar que escapen. Los ojos de Kenichi se vuelven amarillos, extiende su mano hacia ellos y les lanza un rayo a ambos electrocutándolos. Estos caen al suelo. Al pasar por al lado Kenichi los ve con remordimiento y nota como sus cuerpos se convierten en alienígenas; llevaban puestas la máscara de transformación y esta se había desactivado con la electricidad.

Ambos siguen su trayecto. Clayton mira a los alienígenas en el suelo, voltea a ver a Kenichi y sonriendo le palmea su espalda.

Clayton: Bien hecho, ya veo lo que pesa más en tu balanza

Kenichi al escuchar sus palabras, frunce el ceño y acelera.

En la plaza

David vuelve a suspirar.

David: Te han visto transformarte en un hombre de metal tras los sucesos acontecidos hace unos días gracias a Ben Tennyson y tenemos pruebas de ello. ¡Estás arrestado por tener poderes y ser una potencial amenaza contra la humanidad! Me gritó mientras apuntaba con su arma a mi rostro

David con enojo y tristeza imitaba la voz del policía y como lo apuntaba a la cara.

Agustín (sorprendido): Te querían por ser peculiar

David: El policía sacó sus esposas e intentó ponérmelas en una mano pero la quité y mi amigo se fue contra uno de ellos protestando. Las personas en la plaza al enterarse de la situación comenzaron a protestar, pero contra nosotros y Nora comenzó a asustarse por tantos gritos y por ver a su padre tan alterado. A uno de los policías no le importó que hubiese niños chicos, ni que Nora estuviera con nosotros. ¡Por Dios! No necesitabas verlo a la cara para notar su odio… ¡Podías olerlo! Podías sentir el odio de todos en ese lugar, y ese policía… ese policía intentó matar a mi amigo delante de todos… pero lo vi y la ira del momento potenció mi adrenalina y pude proteger a mi amigo del disparo cubriendo mi brazo de metal y poniéndolo entre él y la bala. Esta rebotó e impactó contra el mismo policía quién cayó herido. Mi amigo y yo nos miramos y supimos que no había vuelta atrás, él se dio la vuelta, cargó a Nora en brazos y se fue corriendo. El policía que me había intentado esposar las soltó y comenzó a dispararme pero no me pudo dañar porque había metalizado mi cuerpo. Las personas huyeron asustadas y yo comencé a correr detrás de mi amigo y Nora

Agustín ve como el suelo debajo de David comienza a mancharse de pequeñas gotas; las lágrimas. David se quita los lentes que protegían su identidad de civil ya que estaban mojados.

David: Mi amigo dejó a Nora en el asiento trasero de su camioneta y luego subió él, desmetalicé mi cuerpo y me subí del lado del acompañante. Él encendió la camioneta y nos fuimos a gran velocidad. Nora no dejaba de hacer preguntas asustada por lo que encendí la radio para calmarla y empecé a bailar la canción que pasaban para que ella bailara conmigo. Aún recuerdo la canción, estaba sonando Alive de Sia… ¡El que mejor baile se gana un helado gratis! Le dije y la motivé, ambos comenzamos a bailar. Sin dejar de moverme miraba por el espejo cada tanto y luego miraba a mi amigo, ambos éramos prófugos de la ley porque yo tenía poderes. Iremos a mi casa para estar seguros me dijo él y eso me tranquilizó, algo que en ese momento necesitaba, mi corazón estaba muy acelerado de los nervios… luego de la tormenta viene la calma, sí, pero la tormenta aún no había pasado. Varias sirenas comenzaron a sonar cerca de nosotros y al voltear vimos varios autos policías siguiéndonos detrás. Definitivamente éramos verdaderos prófugos

En otro lugar

Tadelius y Damian seguían buscando. Tadelius mira a su alrededor y al ver que nadie estaba mirando lanza una ráfaga de aire a los árboles del lugar, estos se mueven agitadamente hasta detenerse.

Tadelius: Te dije que no se escondía en ningún árbol

Damian: Quizás no en estos, pero en otro puede ser

Muy lejos de ahí

Paige y Agye también buscaban.

Paige: ¿No tienes alguna especie de habilidad para rastrear la sombra de alguien?

Agye vuelve sus córneas grises por unos segundos pero luego las vuelve a la normalidad.

Agye: No, no creo

Paige: O quizás aún no sabes cómo

Agye: La sombras de las personas no tienen ninguna diferencia una de otra salvo el tamaño dependiendo de donde está la luz y el cuerpo de la persona. Las siento tangibles si las veo… si no las veo, pues, es como si no existiesen

Paige: Entiendo… creo

En otra parte

Kennari: Puede que estemos cerca

Mary se altera y se recuesta contra una pared.

Mary: ¡No está! ¡Se fue! ¡Tiene que estar allá, tiene que estar allá!

Mary no llora, pero comienza a temblar de los nervios y a angustiarse mucho. Kennari la agarra de los hombros.

Kennari: ¡Tranquila! Te prometo que vamos a encontrarlo. Kenichi es inteligente, no puede haber ido a la ciudad fantasma

Mary: ¡Sabes que sí! ¡Kenichi impulsivo!

Mary golpea enojada con su pie el suelo y lo rompe.

En la plaza

Las manos de David comienzan a temblar. Suelta los lentes.

David: La música no podía ocultar el ruido de las sirenas, así que Nora las escuchó y se puso nerviosa nuevamente y no podía calmarla, su padre tampoco podía calmarla porque él también estaba asustado. ¡Déjame aquí, me quieren a mí! Le dije con miedo, sabía que era lo correcto pero no quería que me atraparan, no quería ir a la cárcel… tenía mucho miedo, demasiado, pero mi amigo no me dejó y aceleró. Parecía que se había olvidado de que Nora estaba atrás y le pedí que desacelerara, pero estaba tan asustado que no lo hizo, ¡no dejaré que te lleven por tener poderes! ¡Eso no tiene sentido! Me gritó y Nora se puso a llorar así que le dije que se ocultara entre mi asiento y su asiento, cosa que ella hizo

David se secó las lágrimas con su mano.

Lejos de ahí

Clayton y Kenichi viajaban a gran velocidad por las calles de Bellwood.

Kenichi: ¿Qué fue todo eso? ¿Qué pasó dentro de ese lugar?

Clayton: Mis negocios no son asunto tuyo

Kenichi acelera aún más.

Cerca de ellos

Mary vuelve a dar otro golpe en el suelo y este se rompe más. Kennari voltea a ver que nadie los haya visto.

Kennari: Ven, sigamos buscando, no debemos despertar a nadie

Kennari aparta a Mary de la pared y al mirar a la calle ven a Kenichi viajando con Clayton en la moto. Kenichi los ve pero no se detiene. Mary y Kennari lo ven irse sorprendidos.

En la plaza

David: Varios policías en moto se sumaron a la persecución pero mi amigo no frenaba, quería que escapáramos y noté que ya no teníamos rumbo porque nos habíamos pasado de la calle acceso a su casa, ya no sabía a donde quería llevarnos. Llegamos a la costa y los policías nos alcanzaban. ¡Deténganse! Dijo un policía con su megáfono desde un vehículo pero mi amigo no hizo caso. Vi como Nora se cubría los oídos mientras lloraba. ¡Deténgase o abriremos fuego! Dijo uno en moto que logró acercarse a la ventanilla de mi amigo y le apuntó con su arma. Mi amigo se asustó y le pegó en el brazo para quitárselo, el policía jaló del gatillo justo antes de que mi amigo le pegara y la bala impactó contra el parabrisas. De la sorpresa, mi amigo perdió el control de la camioneta y… y… ¡mierda! ¡La camioneta volcó, rodó y…! solo recuerdo sentir una explosión. Cuando abrí los ojos me vi cubierto de metal y miré a mi amigo. Estaba muy herido, demasiado. Lo llamé pero no respondió, no se movía. Lo toqué pero no ocurrió nada… mi amigo estaba muerto. Quise ver a Nora, le había dicho que se escondiera así que había una oportunidad, quizás podía salvarla a ella. Estaba muy adolorido pero conseguí voltearme lo suficiente para mirar… para.. par-

David rompe en llanto. El comunicador de Agustín comienza a sonar.

Comunicador: Equipo, acabamos de ver a Kenichi viajando con alguien más hacia el sur, iremos lo más rápido que podamos

Tadelius responde la comunicación.

Tadelius: Viene hacia nosotros. Iremos por-

Agustín apaga el comunicador. David comienza a respirar agitado, traga saliva y se seca las lágrimas.

David (con un nudo en la garganta): Lo primero que vi fue su pierna, lastimada, llena de sangre. ¡Nora, vamos! ¡Por favor, ven conmigo, sé que estás bien! ¡Nora, por favor! Le gritaba intentando convencerme de que ella seguía ahí, conmigo… sabía que era mala idea pero entre lágrimas logré moverme mejor y la vi, ahí, en el lugar donde le dije que se escondiera *rompe en llanto nuevamente* sin moverse. ¡No se movía! Miré sus ojos por última vez, estaba mirando al techo… pero ya no parpadeaba ¡Ya no estaba, no pude salvarla! *comienza a respirar agitado hasta calmarse* Entré en cólera y comencé a golpear todo lo que me rodeaba, me sentía ahogado, me costaba respirar, me estaba asfixiando. Vi por los restos que quedaban del retrovisor a todos los policías bajándose de sus vehículos y rompí la puerta para poder salir. Me dolía todo mi cuerpo pero aún así intenté escapar. *Se seca las lágrimas* Corrí rengueando lo más rápido que el dolor me permitía. Todos los policías que nos seguían ya estaban rodeando la camioneta y al verme correr comenzaron a dispararme pero yo hecho de metal pude seguir corriendo sin que me hirieran. Bajé a la playa mientras todos corrían ahuyentados por los disparos y continué corriendo hasta llegar al muelle. Al voltear vi como varios policías me seguían y estaban alcanzándome así que sin pensarlo, estando al borde, salté al agua pero no pude flotar, estaba muy adolorido por lo que no podía nadar y mi peso metálico me empujaba hacia el fondo del mar. No había tenido tiempo ni de tomar aire, me estaba ahogando… Intentaba nadar pero no podía así que desmetalicé mi cuerpo y con esfuerzo conseguí llegar a la superficie pero antes de emerger me dispararon y perdí el conocimiento

David se corre el cabello y le enseña a Agustín una cicatriz en su nuca.

David: Al despertar me encontré en una habitación. Estaba sobre una helada camilla de acero y estaba amarrado para no poder salir. Me habían dado algo porque mi vista estaba borrosa por lo que no podía divisar correctamente a ninguno, solo veía figuras de blanco mirándome y hablando, murmurando cosas sobre mí. Veo que acercan algo grande a mi camilla y pinchan con algo mi brazo electrocutándolo

David comienza a rascarse el brazo izquierdo.

David: Pero no terminan ahí, ya que siguen con el resto de mi cuerpo, electrocutándome sin parar. Les pido que se detengan. Veo asomarse una figura vestida de azul, creo que era un traje muy elegante, su voz me era familiar. Mi vista comienza a aclararse, Will Harangue les dice ¿cómo va todo?, siento sus palabras como una proclama de mi muerte, como si me estuviera diciendo que no me iba a ir de ahí. Pasaron los días y yo continué en esa habitación, era el sujeto de pruebas para sus armas anti repudiados, y el único que sobrevivió a las mismas. Fui el primer capturado, el único sobreviviente y el primer habitante de la Ciudad Fantasma. Desde el día en que me dejaron ahí comencé a tener pesadillas al dormir, reviviendo cada noche todo el dolor, toda la ira, todo el mal, *David levanta la cabeza y mira el tobogán* todo lo que perdí

Agustín observa con empatía a David y no dice absolutamente nada, sabe que eso es lo correcto.

En otro lugar

Clayton: ¿Quiénes eran los chicos que estaban ahí? Vi como se miraron

Kenichi: No importa

Clayton: Ahhh… ¿el equipo de Ben? Interesante

Kenichi no responde.

Clayton: Dobla en la siguiente

Kenichi acata la orden y dobla pero frena de golpe. Tornadus y Fire, quién usaba un disfraz sencillo; estaban esperándolo.

Tornadus: Kenichi, sabemos a dónde quieres ir y no podemos dejarte

Kenichi: ¿Qué? ¡Ustedes no tienen idea de nada!

Fire: Sabemos que quieres ir a la Ciudad Fantasma

Kenichi (enojado): ¿Quién les dijo eso?

Tornadus: Fue Mary, está muy preocupada por ti y por eso te estuvimos buscando toda la noche

Kenichi: ¡USTEDES NO LO ENTIENDEN!

Clayton miraba expectante la situación. Tornadus observa como varias luces de las casas comienzan a encenderse.

Tornadus: Tranquilo. Olvídate de esto, vuelve con nosotros y lo hablamos en la base

Kenichi: ¡Si sigo esperando para regresar a salvarla quizás sea muy tarde!

Fire: Kenichi, baja la voz, estás despertando a todo el barrio

Kenichi: ¡No me importa! ¡Ustedes no se metan en mis asuntos!

Clayton observa como las habitaciones con luces apagadas en las casas comienzan a disminuir.

Tornadus: Kenichi, cálmate. Enserio, esto es mala idea, ya viste todo lo que pasó aquel día en la Ciudad

Kenichi: ¡Pero esta vez será diferente!

Tornadus: ¿Sabes cómo está Mary? ¿Sabes lo preocupada que está? Nunca la había visto así, ella en verdad te quiere y esto la está lastimando. Ven con nosotros, Kenny, hazlo por ella

Kenichi desciende de la moto y se queda parado al lado de esta.

Clayton: ¿Qué haces?

Tornadus: Eso es. Vamos a descansar, mañana hablaremos de esto con Ben y muy pronto iremos a buscar a tu madre a la Ciudad Fantasma

Kenichi: ¡Muy pronto no es suficiente! ¡Nadie sabe lo que le están haciendo allá para que revele dónde me oculto! ¿Crees que van a creerle si les dice la verdad? ¿Si les dice que no sabe?

Kenichi comienza a emanar un aura de rayos. Una mujer abre la ventana y ve la escena.

Mujer: ¡Llamaré a los oficiales!

Kenichi al escucharla se enoja y le lanza un rayo. Tornadus rápidamente mueve sus brazos y una ráfaga de aire impacta a la mujer empujándola hacia atrás y evitando que el rayo la alcance. Kenichi y Tornadus se miran fijamente.

Fire: ¿Qué haces?

Tornadus: Está desesperado, solo eso

Fire enciende llamas que cubren sus puños.

Tornadus: ¡No lo hagas difícil, Kenichi!

Fire: ¡Kenichi, no quiero pelear contigo! ¡No seas tonto!

Kenichi lanza un grito de ira, le dispara un rayo a Tornadus y este lo esquiva con gran agilidad pero antes de que él y Fire pudiesen reaccionar, Kenichi le lanza un rayo a Fire. Tornadus lo ve y cubre a Fire con su cuerpo dándole la espalda al rayo, pero este nunca impacta. Tornadus voltea y ve una pared de sombra cubriéndolos. Kenichi mira a la esquina de la calle y ve a The Warrior y Ripple.

The Warrior: ¿Estás loco?

The Warrior y Ripple corren hacia Tornadus y Fire para ver si están bien.

Kenichi: Sólo quiero rescatar a mi madre, es todo, déjenme ir

Clayton se pasa hacia adelante en la moto.

Ripple: No podemos

Tornadus: No te vamos a dejar ir, es un error. Cometes un grave error, Kenichi

Kenichi: Me van a dejar ir por las buenas, o por las malas

Kenichi comienza a emanar electricidad de su cuerpo. Tornadus, Ripple, The Warrior y Fire se aprontan para pelear.

Ripple: Será por las malas

Kenichi grita de furia y le dispara electricidad a Ripple, Agye levanta una pared de sombra delante de Ripple evitando el impacto, deshace la pared y Ripple le lanza un grito sónico a Kenichi y lo derriba. Este se levanta al mismo tiempo que le dispara un rayo a Tornadus pero este lo esquiva y le lanza una ráfaga de aire que lo empuja hacia atrás. Kenichi vuelve a enfurecerse. Sus ojos comienzan a largar rayos y sus manos comienzan a largar electricidad pero tomando forma de garras.

Fire (sorprendido): ¡Wow! Eso es nuevo

Kenichi comienza a correr hacia los cuatro. The Warrior levanta su mano derecha y la misma mano de todas las sombras que formaba él por las varias luces que iluminaban la calle se levantan y se estiran hasta sujetar a Kenichi. Este grita y lanza un rayo de sus ojos hacia Ripple, que estaba desprevenido, electrocutándolo.

Kenichi: ¡Déjenme ir!

Tornadus: Por última vez, Kenichi, no lo haremos

Kenichi: ¡No lo entienden! ¡Lo perdí todo! ¡Perdí a mi padre y ahora a mi madre! ¡Perdí todo y ella está sufriendo por mi culpa!

The Warrior se acerca lentamente a Kenichi, este lo miraba con enojo.

The Warrior: ¿A caso crees que eres el único que perdió algo? ¿Crees que eres especial? ¿El centro del universo? ¿La única víctima? Llevas dos meses con nosotros. Nos conoces, todos perdimos algo. Algunos perdimos la vista, otros abandonamos padres, hermanos, amigos, por esto, otros ni recordamos tener familia. No eres el único con pérdidas aquí

Kenichi: Tú por lo menos no sufres por ellos, yo sí recuerdo a mi madre y fue capturada por mi culpa

The Warrior, quién mantenía su mano derecha entre cerrada se enfurece y la cierra aún más y las manos que sujetaban a Kenichi se cierran con más fuerza apretándolo. Tornadus se acerca a Kenichi.

Tornadus: Yo tengo familia, Kenichi. Tenía un padre y una madre que me querían mucho. Mi padre falleció de vejez y en su lecho fui retado por el trono por un tirano que me desterró y me envió a este planeta. No pude despedir a mi padre y no puedo volver a ver a mi madre que se encuentra a miles de años luz sin saber donde estoy, porque no tengo forma de regresar. Tú al menos pudiste despedirte de tu padre y tienes a tu madre cerca. Esta capturada, sí, pero si esperas un poco podremos sacarla de ahí sin los problemas que tuvimos la primera vez… solo debes confiar y esperar, como lo hago yo

Varias sirenas comienzan a escucharse cerca.

Fire: ¡Son los uniformados, debemos irnos!

Ripple se levanta del suelo.

Tornadus: Ven con nosotros, Kenichi, Mary te espera

Kenichi: Ben ya lo intentó y falló, no esperaré más tiempo. Lo siento

Kenichi mira a Agye y le dispara un rayo desde sus ojos electrocutándolo. Las manos que lo retenían desaparecen. Vuelve a formar sus garras de electricidad y ataca a Tornadus pero este lo bloquea y lo esquiva. En un descuido de Tornadus, Kenichi lo golpea con una patada en el estómago y lo tira al suelo Clayton enciende la moto.

Clayton: ¡Si los uniformados nos atrapan no podrás rescatar a tu madre! ¿Qué harás?

Fire: Ven con nosotros, Kenichi

Kenichi los mira a todos una última vez y corre hacia la motocicleta. Ripple avanza pero Tornadus le hace una seña para que se detenga. Kenichi se sube a la moto y se va con Clayton. Mary y Kennari llegan a la escena justo para verlos irse. Fire ayuda a levantar a Tornadus mientras Ripple carga a The Warrior.

Fire: Perdió la cabeza

Tornadus: No. Simplemente la culpa lo cegó y ya no divisa el camino… solo espero que no se dé cuenta tarde de esto

Kennari y Mary se acercan a ellos. Las personas que se habían despertado por la pelea y se mantenían alejadas de las ventanas comienzan a acercarse a estas.

Kennari: Chicos, le acabo de avisar a Ben. Los uniformados ya vienen, ustedes váyanse, yo intentaré darles tiempo, soy el único sin disfraz puesto

Los chicos asienten y se van con Mary.

Camino a la Ciudad Fantasma

Clayton: Debo admitir que me sorprendes. Pasaste de discutir por un guardia a atacar a dos, a atacar una mujer y pelear con tus amigos… Admito mi error. Te juzgué antes de tiempo, no somos tan diferentes después de todo

Kenichi se queda callado.

Clayton: A este ritmo llegaremos al amanecer a la Ciudad Fantasma

Kenichi: Bien

En la base

Agustín y David estaban en el comedor. Ripple, Tornadus, Fire y Mary llegan con The Warrior inconsciente. Ripple se quita la máscara al igual que Fire y Tornadus el tapabocas.

Ripple: Creo que la descarga que recibió fue fuerte, lo llevaré a la enfermería

Ripple se va con The Warrior. Los demás entran al comedor, excepto Mary que se va a su dormitorio. Tadelius y Damian se sientan junto a David y Agustín. Los cuatro se miran sin decir nada.

En las afueras de la ciudad

El canto de los pájaros se escucha y el sol comienza a salir. A lo lejos se veía la Ciudad Fantasma. Clayton detiene la moto.

Clayton: Debemos llegar caminando o sospecharan

Ambos se bajan de la moto.

Kenichi: ¿A qué te refieres?

Clayton: Si nos ven llegando en eso, sospecharan. Vamos, tengo un plan

Kenichi y Clayton, aún con el bolso, comienzan a caminar.

Kenichi: ¿No deberíamos ir a escondidas?

Clayton: No, porque tengo algo mejor

Clayton comienza a cubrirse todo de arcilla, luego crece de tamaño y su complexión y rostro comienzan a cambiar hasta quedar como otra persona, cambiando también su ropa y peinado, pero quedando sus ojos y cabello de su color natural y su voz igual que siempre. Había cambiado su apariencia a la de un uniformado. Clayton mete la mano en el bolso y saca el arma neutralizadora y el sombrero de los uniformados. Se coloca el sombrero cubriendo su cabello.

Clayton: Ahora pon tus manos en la espalda y finge ser mi rehén

Clayton agarra las manos de Kenichi y comienza a cubrir las manos de Kenichi con arcilla transformando la misma en esposas. Clayton suelta el bolso y ambos siguen caminando.

Clayton: Cuando escapé lo hice usando esta apariencia

Kenichi lo mira desconcertado, no fue esa la forma en que le dijo que escapó.

Clayton: Cuando lleguemos, entraremos porque la imagen que estoy usando es la de un guardia de la Ciudad. Estaré registrado así que pasaremos sin problemas. Me asignaran una celda para ti y en ese momento les dispararé con el arma neutralizándolos. Buscaremos en que celda está tu madre y desactivaremos las cámaras. Tú te quedaras adentro de la habitación de seguridad, yo iré a buscar a tu madre bajo la excusa de que la cambiaremos de celda. En el momento que la libere, tu hablaras por los altavoces con tu voz más grave para que crean que eres un adulto y dirás que hay una fuga de repudiados en uno de los últimos pisos, esto me permitirá poder sacarla sin interferencia y nos esperarás afuera. ¿Quedó claro?

Kenichi asiente mientras siguen caminando.

Clayton: ¿Seguirás todo al pie de la letra?

Kenichi: Si

La ciudad comienza a hacerse más grande a medida que se van acercando a ella. Cuando comenzaron la caminata, Kenichi estaba nervioso, inseguro, pero ahora estaba confiado, ya no temblaba, sabía que con Clayton iba a poder sacar a su madre de ahí. Confiaba en su plan.

Clayton: ¿Estás listo, repudiado?

Kenichi: Ya sabes mi nombre, deja de decirme repudiado

Clayton: ¿Te ofende eso? Fui un repudiado toda mi vida, desechado de la sociedad. Nadie se acercaba a darme una mano. Tú y yo somos muy parecidos, obtuvimos una vida que no planeamos y fuimos orillados a vivirla como pudiésemos. Ambos con pérdidas pero aún así nos mantenemos firmes en nuestros objetivos sin importar quién se cruce en nuestros caminos, ya sea amigos que se preocupan por nosotros… o una pandilla de ladrones que te trataron como un miembro de su familia pero decidiste traicionarlos por dinero. Nos llaman repudiados para infundirnos miedo, para que desconfiemos de estos dones, para hacernos sentir inferiores, para que nos volvamos débiles, pero se equivocan al subestimarnos con apodos. Llamándonos así ellos se creen por encima de nosotros, creen que pueden pisotearnos, pero ¿por qué crees que nos encierran aquí? Nos temen. Eres un repudiado como yo, lleva ese nombre con orgullo, Kenichi, acéptalo porque es quién eres en realidad y si no le huyes a la palabra serás fuerte y ya nada ni nadie podrá hacerte daño

Ambos llegan a la puerta. Clayton llama por el portero eléctrico. Kenichi comienza a pensar en las palabras que Clayton acababa de decirle.

Clayton: ¿Sabes? Fuiste de mucha ayuda esta noche. Tengo un cliente importante que iba a matarme si para hoy no le conseguía todo lo que pidió y estaba todo bien, haber obtenido poderes me estaba haciendo conseguir todo muy rápido… pero me atraparon y me atrasé. Si no fuera por ti, buscar entre todos esos depósitos lo que necesitaba me hubiera llevado varios días… ¡Y ni hablar de la ayuda que me diste al electrocutar esos guardias! Muchas gracias, enserio. Debo decir que contra todo pronóstico conseguiste carme bien, serías un buen socio

Kenichi mira a Clayton, comienza a sentirse desconfiado.

Clayton: Y como lo prometí, aquí estamos, te traje al agujero del que escapé. *Clayton mira a Kenichi* Debes estar loco si crees que entraré ahí y me arriesgaré a que me capturen nuevamente. Ya deben haber encontrado el cuerpo del oficial que me daba de comer en cuanto escapé, si lo ven entrar por esta puerta, vivo, sabrán que algo anda mal *ríe*

Clayton jala el gatillo del rifle y el proyectil impacta contra Kenichi electrocutándolo.

Clayton: Cuando veas a tu madre dile que te enseñe a no hablar con extraños, puede que no sean de fiar

Kenichi comienza a emanar rayos pero al ver a Clayton comenzar a correr deja de lanzarlos y empieza a convulsionar. Cierra los ojos.

Más tarde

Kenichi se despierta sobre una camilla. Su visión estaba borrosa y distinguía varias figuras vestidas de blanco a su alrededor. Pasados los segundos su visión comienza a esclarecer y logra identificar el lugar donde estaba, la enfermería de la base.

Ben: Al salir a buscarte con Rook decidimos ir a la Ciudad Fantasma

Kenichi mira hacia un costado y ve a Ben recostado en una pared mirando el símbolo de Plomeros del rastreador de Kenichi.

Ben: Confié en que no irías y cuando escuché a Kennari decir que te vieron creí que definitivamente no lo harías, que tus compañeros te harían entender… hasta que me avisó que te fuiste

Ben no apartaba la vista del símbolo del rastrador.

Ben: Esperamos escondidos y al amanecer te vimos llegar. Te bajaste de una motocicleta y caminaste hacia la ciudad junto a un chico que se transformó en uniformado. Por un momento pensé que sí tenías un plan pero algo me dio mala espina así que con Rook nos bajamos del camión y nos acercamos a escondidas

Kenichi deja de mirar a Ben.

Ben: Tenía razón. Ese chico te disparó, corrió, tomó el bolso, volvió a su forma normal y se fue en la motocicleta. Cuando las puertas de la habitación de seguridad se abrieron, con Rook comenzamos a acercarnos corriendo. Disparé granadas de humo que bloquearon la visión y Rook con su proto-herramienta lazó un gancho que te agarró y te atrajo hacia nosotros. Te levantamos, te llevamos al proto-camión y conseguimos traerte aquí

Kenichi comienza a soltar lágrimas.

Ben: Quiero que entiendas que si aún no rescatamos a tu madre es porque hay razones para eso, esas razones son la seguridad de todos ustedes y tu casi lo echas todo a perder en una noche

Ben deja el rastreador de Plomero, encendido, en una mesa y se retira.

Ben: La próxima vez que cometas una locura al menos deja tu localizador encendido, hay personas aquí que se preocupan por ti y pueden ayudarte si llegas a estar en problemas, recuerda que no eres tú contra el mundo, tienes un equipo

Kenichi: Lo siento

Ben se detiene en la puerta.

Ben: No es conmigo con quién tienes que disculparte

Ben se va. Kenichi se queda mirando el techo y comienza a llorar.

Personajes

Héroes

  • Kenichi.
  • Agustín.
  • David.

Secundarios

  • Ben.
  • Mary / Terra.
  • Tadelius / Tornadus.
  • Agye / The Warrior.
  • Damian / Fire.
  • Paige / Ripple.
  • Kennari.
  • Rook.
  • Lucy.
  • Fana.

Secundarios

  • Nora. (Flashback) (Fallecida)
  • Amigo de David. (Flashback) (Fallecido)
  • Esposa del amigo de David. (Flashback)
  • Guardia del depósito.
  • Guardias del establecimiento.

Villanos

  • Clayton Greda.

Eventos importantes

  • Clayton y Kenichi se conocen.
  • Se descubre el pasado de David antes de unirse al equipo.

Curiosidades

  • El título del episodio "El chico de las dos caras" tiene varios significados ya que hace referencia a Clayton por su habilidad de transformarse en otra persona, pero también por tener dos caras, al mostrarse fiable ante Kenichi y traicionarlo luego, así como también hace referencia a las dos caras de David quién era alguien serio pero al contar sus emociones mostró una cara diferente, y también a Kenichi quién se mostraba amigable con sus compañeros de grupo pero mostró otra cara al no dudar en enfrentarse a ellos para así poder cumplir su meta.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.