FANDOM


El comienzo
[[Archivo:{{{image}}}|200px]]
Información:
En Inglés The beginning
Serie Ben 10: Mi verdad. Mi destino
Episodio N° 1
Temporada 1
Episodio anterior Ninguno
Episodio siguiente Ninguno

- ¡BEN! -se podía escuchar claramente desde la distancia, aquel llamado ensordecedor que me era imposible de ignorar.

Un llamado, en el que se unían cientos de voces, dispuestas a seguir gritando, con tal de que uno de sus desesperados llamados fuera escuchado.

Y no cesarían hasta que alguna de sus palabras, que con dificultad lograban salir de su boca, fuesen oídas de alguna manera, por la persona de la que esperaban intranquilos... una simple respuesta. Una simple contestación que calmara esa intensa sensación de incertidumbre, que crecía cada vez más, conforme los minutos pasaban; siendo los únicos testigos de lo próximo que iba a suceder, algo que tal vez no podrían evitar.

Algo de lo cual yo era participé....

-Chicos... -susurré débilmente al escuchar el tono desesperado de cada uno de sus gritos.

Sus voces...

Esas voces que me llamaban con intranquilidad y con un gran temor, me provocaban una terrible sensación de pesadumbre.

Una sensación de arrepentimiento...

-Chicos. -repetí. Aún sabiendo que mi voz no podría ser escuchada.

.

.

.

¿Cómo fue que terminé así?

Empecé a preguntarme. Mientras que con impotencia, escuchaba como esos insistentes llamados se iban apagando, volviéndose lentamente en nada más que unos leves susurros.

Pronto, provocando un intenso silencio que empezaba a crear a mi alrededor una sensación de vacío.

Un intenso vacío... al cual me sentía caer.

Ese profundo silencio que abrumaba cada unos de mis sentidos ...

Ese gran vacío que absorbía cada mínimo rastro de luz, que con dificultad podía divisar entre toda esa oscuridad.

Todo eso...

No hacía más que indicarme que mi fin se acercaba.

.

.

Apenas podía sentir el viento que me pegaba constantemente en la cara, el zumbido de mis oídos al descender con rapidez hacia lo que parecía ser un gigantesco abismo. Un abismo que parecía absorberme conforme me iba acercando a ese inminente desenlace.

-Todos... -dije mientras abría difícilmente los ojos.

- ¿D...Dónde están? -musité nerviosamente. Sin recibir respuesta alguna.

- ¿Por qué tenía que pasar esto? -cerré los ojos, mientras apretaba los dientes con fuerza.

- ¿Acaso hice algo mal? -empecé a preguntarme, aunque sabía perfectamente que yo era el causante de que algo como eso sucediera.

- ¿Qué fue lo que hice mal? -entreabrí los ojos con dificultad; mientras con la poca energía que me quedaba, trataba de moverme o por lo menos hacer algo para escapar de ese lugar. No quería ser un inútil en esta guerra.

No quería que todos los que lucharon, que todos aquellos que perecieron por mi culpa, se vieran decepcionados por lo bajo que había caído.

Eso era lo que menos quería y lo que me hubiera gustado evitar a toda costa hasta el fin de la guerra.

Pero...

Desde que todo empezó no he hecho más que lastimar a las personas que quiero.

MI EGOÍSMO.

MI ESTUPIDEZ AL TRATAR DE ALEJAR DEL PELIGRO A QUIENES APRECIABA.

Había provocado que todo aquel que estuviera a mi lado se encontrara constantemente en peligro. En situaciones que cada vez eran más incontrolables y en varias ocasiones habían llegado a salirse de mis manos, sin siquiera poder hacer algo para evitarlo.

Si yo no hubiera existido, todo hubiera sido diferente. No hubiera empezado esta guerra, ni tampoco el Universo estaría en peligro. Eso lo tenía presente desde hace ya varios años, sabiendo, que algún día algo irremediable podría pasar por mi causa; algo, que justo ahora sucedía sin poder evitarse.

.

.

- ¿Por qué? -dije, mientras con impotencia, veía como ese gigantesco ser, que era el responsable de causar esta guerra, se acercaba a gran rapidez hacia mí. Sin vacilar, sin prestar atención a todo lo demás que lo rodeaba. Avanzaba firmemente sin despegar los ojos de su objetivo, que había sido desde siempre su gran enemigo.

- ¡DARKNESS! -me estremecí al encontrarme frente a frente con esa gélida mirada, con esos ojos rojos, que reflejaban con facilidad la oscuridad oculta de cada ser viviente, de la cual sin ninguna dificultad podía apoderarse para volverse cada vez más fuerte.

Traté de alejar mi vista de aquel decadente ser, pero me era imposible dejar de observar esos gigantescos ojos rojos; que me miraban con un gran despecho y odio.

Y esa gran sonrisa...

Que a cada uno de mis intentos por escapar, reía a carcajadas, burlándose de mi desdicha. Y que a cada movimiento parecía querer tragarme, como si de esa forma lograra encontrar lo que durante siglos había estado buscando sin descanso.

Algo que sin saberlo, yo lo había mantenido oculto durante casi diez años. Algo que había causado todo este alboroto.

Durante mucho tiempo, luché para evitar este día, en el que todo lo que conocía se volvería parte de esa oscuridad, del que ningún ser lograría escapar.

- ¡Ugh! -traté de moverme, pero mi cuerpo no podía moverse con libertad...

La oscuridad empezó a crecer a mi alrededor, cubriendo gran parte de mi cuerpo.

Forcejeé para poder salir de ese fuerte agarre, que se aferraba más y más a mi piel, como si fueran agujas, que se clavaban rápidamente a cada movimiento que hacía para escapar. Provocándome varias heridas, que no harían más que estorbarme en esos momentos. 

-¡Déjame ir!... -traté de mover mis brazos y mis piernas, tratando de avanzar por lo menos unos cuantos pasos para poder salir de ese gigantesco foso, que hacía más evidente la superioridad que ahora tenía la oscuridad.

¿Qué?

Mis pasos se vieron frenados, al sentir que la superficie en la que hace unos cuantos segundos había caminado, estaba perdiendo fuerza, haciendo que mis siguientes movimientos fueran inútiles para escapar, ya que ahora, con un ligero movimiento, podía sentir claramente que el suelo bajo de mí empezaba a hundirse.

Traté de sacar mis pies de aquel fangoso material que los mantenía apresados, pero este seguía impidiéndomelo. Esa cosa se aferraba fuertemente a mis piernas, evitando que avanzara.

Pronto empezó a subir, empezando a cubrir mi cuerpo casi por completo

Velozmente subió hasta llegar a mi cuello, y pronto comenzó a cubrir mi cabeza, asfixiándome lentamente.

Respiré hondo antes de quedar completamente cubierto por esa neblina negra, que cortaba el aire con tan solo pasar.

¿Por qué tenía que pasar esto? -pensé mientras trataba con todas mis fuerzas resistir un poco más.

¿Acaso todo hubiera sido diferente si no hubiera aceptado mi destino? ¿Acaso si no hubiera aceptado la verdad, nada de esto hubiera pasado? -me pregunté, aunque, al pensarlo a profundidad, todo lo que había estado diciendo y haciendo, me sonaban egoístas.

Tal vez... si no lo hubiera hecho, todos no habrían sufrido por mi culpa -cerré los ojos al sentirme sin aire.

Quizá... el destino sería diferente si lo sucedido cuatro años atrás, jamás hubiera sucedido.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.